Samstag, Januar 23, 2010

"The Lodger; A Story Of The London Fog" (1927) By Alfred Hitchcock


During the first decades of the last century, the city of London was well-known for its many objects of local colour; to say London was to say Big Ben and by extension, the Houses of the Parliament, Buckingham Palace, the Queen Mother, the gin-tonic, the river Thames, the fog and Jack the Ripper.

But the city’s most infamous murderer did his work in the past, so the British film director Herr Alfred Hitchcock updated the celebrated story and created “The Avenger”, his own mysterious assassin at large in London.

“The Lodger; A Story of the London Fog” (1927) is an excellent silent film and probably the best one made by Herr Hitchcock during his silent period. The film has all those ingredients and virtues one associates with Herr Alfred. This German count especially appreciates the masterful way the suspense is created, leading the audience down different tricky paths of mystery and intrigue. Besides the outstanding film narrative and excellent camerawork, there is also a good deal of wit: the Londoners, like any other European commoners, watch with fascination the story of this dangerous criminal who terrifies a whole population and defies the police. An added attraction are the appearances of many nice girls in negligees; what more is needed?

There are a lot of scenes in “The Lodger” wherein Herr Hitchcock’s talent for creating mysterious atmosphere is well demonstrated; the influence of German cinema-with which Herr Hitchcock was very familiar-is also apparent in his technique. Some admirers of Herr Hitchcock have told this Herr Von that themes common in later Hitchcock films can be noted in this one: blondes and fetishism, the sensual kiss between the lodger ( Herr Ivor Novello ) and Daisy ( Frau June ) and the scene in which the lodger wants to enter the bathroom where June is taking a bath. These will be developed and improved later by Herr Hitchcock during his talkie career, but this is a completely different story for this German count.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must take lodgings tonight with a Teutonic rich heiress.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

A principios del siglo pasado, la ciudad de Londres ya poseía típicos monumentos más que conocidos en el mundo entero; se mencionaba la ciudad de Londres y uno se acordaba, por ejemplo, del “Big Ben” y por extensión, el Parlamento, Buckingham Palace, la reina madre, el gin-tonic, el río Támesis, la niebla y finalmente, Jack el destripador.

Pero el más famoso de los criminales londinenses estaba un poco anticuado ya por entonces y por dicho motivo el director británico Herr Alfred Hitchcock actualizó el personaje y su historia creando al “Vengador” ( The Avenger ), un particular y misterioso asesino suelto por las calles de Londres.

“The Lodger; A Story Of The London Fog” ( El Enemigo De Las Rubias ) (1927) es un excelente filme y probablemente el mejor realizado durante la etapa silente de Herr Hitchcock; el filme posee todos esos ingredientes y virtudes que se asocian indefectiblemente a Herr Alfred.
Este conde germánico aprecia especialmente su maestría a la hora de crear suspense, conduciendo al público por variados y engañosos caminos repletos de intriga y misterio, además de poseer el filme un excelente uso de la cámara y narración cinematográfica, todo ello empleado de una forma ciertamente ingeniosa, consiguiendo que los londinenses, así cómo otros melenudos europeos, contemplen con fascinación la historia de un peligrosísimo criminal que tiene aterrorizada a toda la población y en jaque a la policía londinense, además de contar el filme con una atracción añadida para esos melenudos, como son la aparición de bellas señoritas en negligé, ingredientes éstos que son más que suficientes para que el filme sea de sumo interés.

Hay muchas escenas en “The Lodger” en donde el talento de Herr Hitchcock para crear una atmósfera misteriosa es más que apreciable, además de tener el filme una cierta influencia del cinema germánico que ya por entonces le era muy familiar a Herr Alfred, especialmente en sus aspectos técnicos.
Algunos admiradores de la obra de Herr Hitchcock le han contado a éste Herr Von que ciertos temas recurrentes en la obra de Herr Alfred se pueden apreciar en éste filme, como por ejemplo esas señoritas rubias y el fetichismo o el sensual beso entre el huésped ( Herr Ivor Novello ) y Daisy ( Frau June ) y también la escena del cuarto de baño en donde el susodicho huésped quiere entrar mientras Daisy se está tomando un baño, escenas éstas que posteriormente fueron desarrolladas y mejoradas durante la etapa sonora de Herr Hitchcock, pero ésta es ya otra historia para éste conde germánico…

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que hospedarse durante ésta noche en casa de una rica heredera teutónica.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Histeriahistrionica hat gesagt…

Conde Ferdinando:

¡Menos mal que no era martes! Si usted se ha hospedado en casa de una rica heredera teutónica, me imagino que la susodicha tendría ricitos de oro... y supongo, querido conde-watson, que le habrá agasajado con un buen tazón de leche y algo de mantequilla para derretirlo... ¿dudaba usted de su hospitalidad?... no, claro, aunque mucho me temo que le ha servido un buen coñac para caldear el ambiente brumoso, que no brumario, de Londres...

Y mire, en estos momentos me ha asaltado un flash que acaba de parpadear en mi retina y con ese fogonazo he recordado una frase que pronuncia una pelirroja (¡Mon Dieu, nada fetichista para usted!)en una comedia romántica muy conocida "con el rico y el poderoso hay que ser orgulloso." Esta joven, pelirroja, decía algo parecido a lo que comenta en su diario silente de la misteriosa Londres.


Lo peor de todo esto es ser huésped en la propia casa.
Una regla básica: los culpables siempre deben parecer inocentes y los inocentes todo lo contrario hasta el desenlace fatal o final.

Pero fíjese que el malo malísimo vestía de negro y era alto... (ahhhhhhhhhhh... se me olvidaba, llevaba máscara y solía actuar todos los martes... según el diario local que, permítame el atrevimiento sarcástico, publica al instante de producirse el murder-asesinato...¿ya estaba escrito... el crimen? Será el destino predeterminado...jajajajja.
Esto me suena a la historia del vengador de Hitchcock como mínimo o tal vez a superhéroe.

Ahhhh... y el vengador, va de raro pero en el fondo es un caballero y las prefiere rubias... y hasta parece que forma parte de la nobleza... las comparaciones que son odiosas sobran, querido herr Conde misterioso.

angeluco10 hat gesagt…

Resulta francamente asombroso que para ser una de las primeras películas de Hitchcock parece un Hitchcock en toda su plenitud.