Samstag, Juni 04, 2011

"Koskenlaskijan Morsian" (1923) By Erkki Karu



Herr Erkki Karu is considered one of the most important silent pioneers and a key figure in the Finnish silent film history; he founded “Suomi-Filmi,” the most important Finnish film production company until the mid 20’s of the last century and was the director of two successful and famous silent films for that cold country, “Koskenlaskijan Morsian” ( The Logroller’s Bride ) (1923) and “Nummisuutarit” ( The Village Shoemakers ) (1923), the latter coming soon to the Schloss theatre!.

“Koskenlaskijan Morsian” besides being a successful film in Herr Karu’s country, was the first Finnish silent film that had a widespread international circulation outside such freezing borders and certainly the film deserved such interest inside or outside Finland as this Herr Von is going to explain right now.

The film is set in the small village of Nuottaniemi wherein lives Herr Iisakki and his daughter Hanna. Herr Iisakki has grudge against Herr Heikki, blaming him for the death of his son in a raft accident. To make things worse Herr Heikki’s son, Herr Juhani, wants to marry Frau Hanna but she only has eyes for a lumberman named Herr Anti Koskenalustan…

The film depicts the daily and close life in Nuottaniemi, a small place where everyone depends on the river and in the countryside where elderly, hard-working and pious people live under the heavy influence of the preacher. Many of the latter scenes are filmed indoors in a theatrical way and with a static camera. Still, the oppressive atmosphere of jealousy, suspicion, old feuds and resentment are very well captured by Herr Karu.
These sequences have nothing in common with the outdoor scenes, especially the ones set in the river rapids where there are some dazzling and shocking moments, brilliantly achieved (especially considering the technical resources of the time) with Herr Karu using many camera angles. The rough daily hard work of the men in the rafts is shown with invigorating imagery and the scene of the rescue of a raft caught in the rapids is thrilling and shocks modernen audiences.

There are some minor flaws such as occasional overacting (though not by the charming Frau Heid Blafiled as Hanna or Herr Konrad Tallroth as her father) but these don’t override the many merits of what is an excellent example of the virtuosity that can be found in many early Nordic films.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must go down to the troublesome Teutonic river waters.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

Herr Erkki Karu está considerado como uno de los directores pioneros más importantes en la historia del cinema silente finlandés; Herr Karu fue el fundador de “Suomi-Filmi”, la más importante compañía cinematográfica de Finlandia hasta finales de la década de los años 20 del siglo pasado y además fue el director de dos exitosas e imprescindibles producciones silentes en ese frío país, “Koskenlaskijan Morsian” (1923) y “Nummisuutarit”, éste último de próxima proyección en el teatro del Schloss.

“Koskenlaskijan Morsian”, además de ser toda una exitosa producción silente en el país de Herr Karu, fue también el primer filme finlandés en tener una amplia distribución comercial fuera de tan heladas fronteras y desde luego el filme merecía esa expectación tanto dentro como fuera de las fronteras de Finlandia, tal y como les va a relatar ahora mismo éste Herr Von.

El filme transcurre en el pequeño pueblo de Nuottaniemi en donde vive Herr Iisakki y su hija Hanna; el primero guarda, desde hace cierto tiempo, gran rencor hacia Herr Heikki desde que su hijo murió ahogado al caer en los rápidos del río desde una balsa de troncos que estaba capitaneada por él; para empeorar las cosas, el hijo de Herr Heikki, Herr Juhani, quiere contraer matrimonio con Frau Hanna, pero ésta se haya completamente enamorada de un maderero cuyo nombre es Herr Anti Koskenalustan.

En “Koskenlaskijan Morsian” se aprecian dos partes bien diferenciadas; la primera narra la vida diaria en la pequeña y cerrada aldea de Nuottaniemi, un pequeño lugar en el cual la gente depende del río y del campo, una avejentada, trabajadora y pía población en donde el párroco Herr Kero-Pietie tiene mucha influencia entre sus feligreses.
Éste ambiente religioso y cerrado, está filmado en interiores de forma muy teatral con una cámara estática, incluyendo algún que otro primer plano cuando se considera oportuno, consiguiendo una atmósfera opresiva en donde viejas rencillas, sospechas, celos y resentimiento flotan en el aire.

Nada tienen que ver las escenas de exteriores con las mencionadas anteriormente, pues éstas, a diferencia de las de interiores, son intensas y brillantes, especialmente las escenas que transcurren en los rápidos del río, absolutamente genial y muy sorprendente es la forma en la cual Herr Karu filma dichas secuencias desde ángulos diferentes y con los recursos técnicos de aquellos tiempos, consiguiendo secuencias asombrosas y emocionantes, dotadas éstas de un épico dramatismo, como cuando el filme refleja la dura vida de los leñadores en sus balsas navegando en los rápidos del río, así como durante la espectacular escena del rescate de la balsa en los rápidos, una secuencia simplemente genial y que sigue sorprendiendo al público modernista de hoy en día.

Pecados menores como la sobreactuación de algunos actores ( algo que no acontece con la encantadora Frau Heidi Blafield la cuala interpreta a Hanna y Herr Honrad Tallroth el cualo interpreta a su padre ), no empañan los méritos de los logros cinematográficos que se pueden encontrar en ésta destacable obra, un filme ciertamente fundamental para la historia del cinema silente finlandés, así como un buen ejemplo del virtuosismo que poseían ya por entonces muchos filmes silentes nórdicos.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que descender por turbulentas aguas teutónicas.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Anonym hat gesagt…

Es un placer leer unos comentarios tan cuidados y llenos de gracia sobre películas para mí, en buena parte, desconocidas. Gracias por ponerme sobre su pista.
Rodrigo Dueñas

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

MEIN GOTT!!... Menos mal que a éste Herr Graf advirtióle hace muchos años ha su egregio progenitor, acerca de las exageraciones de las clases populares ( como cuando, tst, tst, éstas exigen sin el menor rubor de sus tostadas mejillas, mejoras salariales y condiciones sociales... ), de todas formas, Danke Schon por sus amables palabras acerca de éste diario silente, esperando éste su Herr Graf que se quede usted mucho tiempo por éstos lares para comentar y descubrir entre todos los admiradores silentes, esos maravillosos nitratos de antaño que tanta fascinación nos siguen produciendo hoy en día.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Anonym hat gesagt…

Gracias de nuevo, ahora por tan afable respuesta.
Desde hace unas semanas vengo visitando este diario y así seguiré haciéndolo (y ahora con más razón tras tan cálida bienvenida). Y en cuanto a los comentarios, alguno haré si (cosa infrecuente) se me ocurre algo interesante que aportar.
Rodrigo Dueñas