Samstag, Mai 12, 2012

"La Commune" (1914) By Armand Guerra


There are some silent film directors who use the film medium primarily as an expression of their social and political beliefs.  Such is the case for Herr Armand Guerra, a Spanish director who did most of his work in France and Germany.  
He was a political activist from his youth and had a particular interest in anarchist groups.  Such a background of course would make him an undesirable at the Schloss (and elsewhere).  For Herr Guerra the end justified the means and artistic concerns were secondary at best.

His film “La Commune” ( The Commune ) (1914) is a good example of Herr Guerra’s peculiarities.  It was produced by “Cinéma Du Peuple” ( People’s Cinema ), a film cooperative supported by workers, and depicts the beginnings of the Commune of Paris, that working class uprising that briefly ruled and caused a mess during two months in the city of
Paris in the year of 1871.  

Obviously, such a subject was ideal for his political ideology.  But in spite of such interesting historical film material, Herr Guerra’s direction in “La Commune” seems too simplistic and even amateurish and results in a film that is excessively schematic.

However, in fairness it should be mentioned that “La Commune” was meant to be the first half of a two part film.  Herr Guerra was preparing the second half when World War I began, causing him to abandon the project.  Possibly the result would have been more effective had he been able to realize his original vision.
     
The film was a considerable success in France but viewed today seems little more than propaganda intent on spreading anarchist political and social ideals among the workers (Obviously this is not a film meant to appeal to decadent aristocrats).

The most outstanding part of the picture is a sequence at the end wherein the Fraternal Association of the Commune War Veterans gather in front of the Louvre. It had been over forty years since their struggle and this footage represents an important bit of history.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must investigate some servants for their past activities as a communards.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

Para algunos directores silentes,  tanto sus vidas como sus carreras cinematográficas van indisolublemente unidas, dependiendo poderosamente sus propuestas artísticas de sus preocupaciones sociales o ideas políticas.

Éste es precisamente el caso de Herr Armand Guerra, un director hispánico cuyo trabajo se desarrolló sobretodo en otros países europeos como Francia y Alemania.

Herr Guerra fue un gran activista político desde su juventud, colaborando activamente con grupos anarquistas; con éste bagaje político, además de conseguir ser declarado persona non grata en el Schloss, su trayectoria cinematográfica estuvo muy influenciada por dichas convicciones políticas, filmes silentes en donde sobretodo prima más el mensaje que ciertas preocupaciones estilísticas, pues lógicamente para Herr Guerra el fin justificaba los medios.

El filme “La Commune” (1914) es un buen ejemplo de las peculiaridades de su cine; producida por “Cinéma Du Peuple”, una cooperativa cinematográfica sustentada por las cuotas de los trabajadores que pertenecían a ella, narra los inicios de la Comuna de París, ese levantamiento obrero que gobernó y puso patas arriba la capital gala durante dos meses del año 1871.

Teniendo en cuenta el intenso activismo político de Herr Guerra en relación con los movimientos sociales anarquistas y comunistas de la época, tan destacados hechos históricos resultaban ser muy idóneos para sus peculiares propuestas cinematográficas, ilustrando en consonancia tales acontecimientos, siendo reconocido Herr Guerra por dicho motivo como uno de los pioneros en el género considerado como cinema militante.

Pero a pesar de tan interesante material histórico, la dirección de Herr Guerra en “La Commune” resulta ser demasiado simplista, incluso amateur, una obra en demasía esquemática.
Probablemente ello se debe a que, tal y como éste Herr Graf ha mencionado anteriormente, “La Commune” solamente se centra en los inicios de dicho levantamiento anarquista, pues justo cuando Herr Guerra estaba preparando una segunda parte del filme, el comienzo de la I guerra mundial hizo que el proyecto fuese abandonado.

Quizás si “La Commune” finalmente estuviese compuesto por las dos partes tal y como Herr Guerra había inicialmente concebido, el filme en su totalidad resultase ser una obra mucho más lograda, un mosaico mucho más completo de esos hechos históricos, pero al ver solamente la primera parte del filme ( hay que mencionar que de ésta forma el filme tuvo un considerable éxito en Francia ), la película resulta ser demasiado ingenua dentro de sus términos más artísticos, aunque en cuestiones propagandísticas, un hecho éste que ciertamente era el que más interesaba a Herr Guerra, esto es, el difundir y concienciar entre el populacho obrero ciertas preocupaciones sociales y políticas, el filme resulta ser moderadamente efectivo para esas clases obreras oprimidas, no para decadentes aristócratas, ciertamente…

Al final del filme, como un relevante documento histórico, se incluye una escena en donde la Hermandad de Veteranos de Guerra de La Commune, transcurridos cuarenta años de dicho levantamiento, se reúnen y posan para la cámara en frente del museo del Louvre, un importante pedazo de historia en movimiento y que resulta ser la parte más relevante de dicho filme.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que investigar el probable pasado comunero de algunos sirvientes del Schloss.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Chenker hat gesagt…

Acabo de descubrir su blog viniendo desde otro dedicado a Marlene Dietrich y estoy absolutamente fascinado. Me parece que voy a dedicar toda la noche a zambullirme en sus maravillosos artículos bilingües.
Un saludo de admiración,
Barón Czerny

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Gern geschehen!!.

¡Ah, Mein Lieber Herr Barón!!... ( Por cierto... por muy Barón que sea usted, no hay comparación entre un Herr Conde Teutón que se precie en rango y privilegios y usted a la hora de tener acceso a ciertos recintos decadentes... ); es ciertamente todo un placer para éste su Conde germánico el saber que usted ha descubierto éste mausoleo dedicado al cinema silente, esa maravilla cinematográfica de sus tatarabuelos..., de la mano de Fraulein Dietrich, esa jovenzuela teutona algo dicharachera que dejó su Heimat para descubrir las Amerikas ( nadie es perfecto )... en fín..., a pesar de todo ello, éste su Herr Von celebra el hecho de que usted haya sacrificado toda una noche de sábado ( las mismas que los aristócratas gustan dedicarlas al dolce etílico far niente... ) para dedicarla sin embargo usted a la lectura ( ese placer revolucionario en éstos tiempos tan modernistas... ) de los ensayos cinéfilo-silentes de éste su Herr Von, todo un privilegio que éste Conde teutón ciertamente celebrará en su honor, esperando que dicha lectura fuese de su agrado y... ¡¿qué mejor motivo éste para escanciar una buena copa de whisky ( o dos, o tres, o cuatro, o... ) de malta de sus antepasados?!...

Lo dicho, es todo un placer el poder contar con usted entre los nuevos lectores de las disquisiciones silentes de éste su Herr Von.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien