Samstag, März 28, 2009

"Lorna Doone" (1922) By Maurice Tourneur


Continuing with a short Herr Maurice Tourneur film programme at the Schloss theatre and due to the fact that these are modern and strange times and in accordance with this and having in mind the aristocratic conservatism, it is always better and safer to invest in silent secure stocks and forget those risky and changeable talkie shares. For that reason it is always an excellent investment to watch any Herr Maurice Tourneur silent film.

“Lorna Doone” (1922) is another excellent work of the French director that belongs to his American period. The story is set in old Britain and is an interesting international Saxon mixture based on a famous and classic oeuvre written by Herr Richard Doddridge Blackmore, a novel that obviously this German count hasn’t read because the first edition didn’t include any illustrations.

But fortunately Herr Tourneur’s silent film adaptation of that book provides plenty of illustrations that often resemble paintings. They film compositions are evocative, dramatic and beautiful, the kind of visuals for which the French director is well-known and they are perfectly done with a strong sense of background helped greatly by Herr Henry Sharp’s sharp cinematography.
Herr Tourneur’s direction and the cinematography, combined with the superb art direction that is characteristic of the French director makes for a dramatic exercise in romanticism.

Although it is a short sequence at the beginning of the film, the first meeting as children between Lorna and John, is especially beautiful and remarkable and a perfect excuse for this German aristocrat to commend the delicacy and mastery that Herr Tourneur always demonstrates when he directs children ( those evil little creatures ); it is not a very easy task to try to dominate those miniature demons and achieve good and natural performances while avoiding insipidness or too obvious acting. The magic innocence and mystery of childhood is a usual subject in many Herr Tourneur films. It is a hard job but the French director always triumphs when he explores that primal and fascinating early age.

Besides the film has plenty of action, one of those classical adventure films full of wicked bandits who do wrongs that must be righted not to mention a larger than life love story that defies conventionalism or social class differences; that is to say, an immortal historical romantic drama.

All the merits of “Lorna Doone” can be appreciated nowadays thanks to the excellent film work restoration by the youngsters at “Kino”, a superb effort available in one of those modern discs that the longhaired likes so much and it includes a beautiful and delicate score composed and arranged by Dame Mari Lijima .

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must keep away the Doones from the Schloss surroundings.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

Continuando con el mini ciclo dedicado al director Herr Maurice Tourneur en el cinema del Schloss, teniendo en cuenta el hecho de que estamos ante unos modernos y extraños tiempos, de forma consecuente y siendo conscientes del conservadurismo aristocrático, es siempre recomendable y seguro invertir en los valores silentes y olvidar las arriesgadas y variables acciones sonoras, por tales razones es siempre una excelente inversión el contemplar cualquier filme silente de Herr Maurice Tourneur.

“Lorna Doone” (1922), es otro excelente trabajo del susodicho director francés, perteneciente a su etapa americana; la historia del filme está ambientada en la vieja Inglaterra, una interesante sajona historia basada en una famosa y clásica obra literaria escrita por Herr Richard Doddridge Blackmore, una novela que obviamente éste conde germánico no ha leído debido a que su primera edición no incluía demasiadas ilustraciones.

Pero afortunadamente la adaptación silente de dicho libro a cargo de Herr Tourneur, sí incluye numerosas ilustraciones que en muchos casos se asemejan a lienzos, evocadoras composiciones cinematográficas, repletas de dramatismo y belleza, aspectos visuales éstos por los cuales el director francés es bien reconocido, imágenes magníficamente realizadas con un fuerte sentido del encuadre y que cuenta con la aguda ayuda del director de fotografía Henry Sharp.
La dirección de Herr Tourneur y la fotografía del filme, además de la excelente dirección artística de la película, otra característica habitual en las obras del director francés, consiguen finalmente un ejemplar ejercicio cinematográfico repleto de romanticismo.

Aunque se trata de una pequeña secuencia al principio del filme, el primer encuentro de los dos protagonistas, Lorna y John, cuando éstos todavía son niños, es una escena realmente hermosa y muy destacable, además de ser una excelente excusa para éste conde germánico para resaltar la delicadeza y maestría que siempre muestra Herr Tourneur cuando éste dirige a niños ( esas pequeñas y terrible criaturas ), una tarea nada fácil el intentar dominar a esos pequeños diablos y conseguir al mismo tiempo buenas interpretaciones evitando el peligro de cierta ñoñería.
El misterio de la mágica inocencia que habita en la infancia es un tema recurrente dentro de la obra de Herr Tourneur, un complicado trabajo, el explorar esos primarios y fascinantes años primerizos, del cual el director francés siempre sale triunfante.

Además el filme está repleto de acción, una de esas clásicas películas de aventuras con pérfidos bandidos a cuyas maldades hay que poner punto final, sin olvidarse igualmente de la atemporal historia de amor del filme que desafía convencionalismos y diferencias de clases, esto es, todo un clásico e histórico drama romántico.

Todos los méritos de “Lorna Doone” se pueden apreciar mucho más hoy en día gracias al excelente trabajo de restauración llevado a cabo por los jovenzuelos de “Kino”, un ejemplar esfuerzo que está disponible en uno de esos discos modernos que los melenudos gustan tanto, una moderna edición que también incluye una hermosa y delicada banda sonora compuesta y arreglada por Dame Mari lijita.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que mantener a raya a los Doones de las inmediaciones del Schloss.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Histeria hat gesagt…

Señor Conde, muy ilustrativa su reflexión sobre el film de Tourneur. Suscita en mi un deseo irrefrenable por contemplar esa excelente visión romántica.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Pues no tema usted sus más primarios instintos humanoides y entréguese voluntarioso/a a ese o cualesquiera filme silente de Herr Tourneur, su histeria se convertirá en gozoso gozo.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Histeria hat gesagt…

Humanoide??? hominido? robot? androide? replicante?... solo soy un ser humano como diría 'El hombre elefante'. Me dejaré caer en el silencio de Tourneur, señor conde.
Histeria.

jesús cortés hat gesagt…

¿Qué opinión le merece el remake de Herr Phil Karlson?
En mi opinión no está a la altura del de Tourneur.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

¡¿Acaso está insinuando usted que éste Conde germánico podría haber tenido la valentía de ver un filme sonoro y en colorines en el teatro del Schloss??!!!... ¡MEIN GOTT, cuánta devergüenza melenuda!... aunque pensándolo bien... siempre sería interesante ver qué ha perpetrado Herr Karlson y compararlo con la versión de Herr Tourneur, sin lugar a dudas, muy superior ésta a otras posibles versiones.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien