Freitag, Juni 12, 2009

"Die Gezeichneten" (1922) By Carl Theodor Dreyer


Russia was in the silent year of 1905, at the dawn of its first revolution; the historic upheavals to come were already beginning but in the meantime, the population was still full of resentments, in particular towards the Jewish minority. That is why the Jewish youngster Dame Hanna Segal leaves her village hoping to find refuge with her brother Jakow, a rich lawyer who was converted to Christianity, in the city Saint-Petersburg.

In that city Dame Hanna will find an old friend of hers, Sascha, who has joined a group of revolutionaries; among the radicals is Herr Rylowitsch, who later denounces his companions to the Russian authorities and who, dressed as an itinerant monk, begins making anti-Semitic speeches. Herr Rylowitsch with the support of Herr Fedja, once Dame Hanna’s childhood playmate, will provoke a pogrom against the Jewish population in Dame Hanna’s village.

“Die Gezeichneten” was the fourth film directed by the Danish Herr Carl Theodor Dreyer in the silent year of 1922; it is not a well-known film but has survived in different prints in four different silent archives around the silent world.
The film was a German production and had the participation of many international actors ( including the Polish film director Herr Richard Boleslawski who would later have a career in Amerika ) although Herr Dreyer preferred Russian actors for the main characters of the film because he thought that they were better than the German actors ( this is one of the reasons for the eternal enmity among those countries… ).

This Herr Von would like to highlight overall two interesting aspects about this film; the first one is that the oeuvre was based in a successful novel written by Herr Dreyer’s countryman, Herr Aage Madelund, a writer who lived through the horrors of the Russian pogrom. This background is evident during the first part of the film because Herr Dreyer gives much importance to the details of the social facts and the origins of the pogrom ( discrimination, prejudices, defamation ) and how this affected our heroine’s daily life and her surroundings, first in her village town and then in Saint Petersburg . The consequences are carefully depicted in the film.

The other striking element of the film is at the end when the tension towards the Jews finally explodes during the pogrom sequences, astonishing the audience with the vitality of the images ( excellent montage ),and the realism of the violence and brutality where the fury of the masses toward the Jews is shown mercilessly; a powerful meeting of film and history.

And what’s in the middle??... well, the usual tempered pace typical of Dreyer probably due to Herr Dreyer’s interest in being faithful to the novel but the film seems excessively literary during that part, and there are too many intertitles explaining those complicated social and political facts. Still, the action picks up as the narrative proceeds.

Obviously “Die Gezeichneten” is not a perfect Dreyer film for this German count… it seems too ambitious, uneven, wandering in a monotonous way, especially in the middle of the film, as this Herr Graf mentioned above. In spite of these flaws, it is, after all, an interesting early oeuvre of the Danish director with many remarkable moments that any silent film fan around the world would appreciate to watch.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must dance the horah with a Jewish heiress.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

En el año silente de 1905, Rusia estaba al comienzo de su primera Revolución, convulsiones históricas que se hallaban en sus inicios, mientras cierta población, estaba repleta de resentimientos, en particular hacia la minoría judía, motivo éste por el cual la joven judía Dame Hanna Segal deja su pueblo natal esperando encontrar refugio junto a su hermano Jakow, el cual es todo un rico abogado que se ha convertido al catolicismo, en la gran ciudad de San Petersburgo.

En esta ciudad, Dame Hanna se encontrará con un viejo amigo, Sascha, que recientemente se ha adherido a un grupo de revolucionarios; entre los radicales esta también Herr Rylowitsch, el cual denunciará a las autoridades rusas a sus compañeros, además de comenzar a difundir discursos antisemitas por los alrededores disfrazado como un monje ambulante.
Herr Rylowitsch, contando con el apoyo de Herr Fedja, un amigo de la infancia de Dame Hanna, provocarán finalmente un pogromo en la ciudad natal de Dame Hanna en contra de su población judía.

“Die Gezeichneten” fue el cuarto filme dirigido, en el año silente de 1922, por el director danés Herr Carl Theodor Dreyer; no estamos ante una de sus obras más conocidas debido a que hasta cuatro copias diferentes del mismo nitrato original se encontraban dispersas en otras tantas filmotecas alrededor del mundo silente.
El filme es una producción germánica que cuenta con la participación de numerosos actores internacionales, entre los cuales se encuentra el director polaco Herr Richard Boleslawski, el cual posteriormente desarrollaría su carrera cinematográfica en Amerika, destacando además que Herr Dreyer prefirió contar para los papeles principales del filme, con actores rusos, pues consideraba que éstos eran mucho mejores que los teutones… ahora comprenden ustedes el porqué de la eterna enemistad entre ambos dos países…

Éste Herr Von quería destacar dos interesantes aspectos del filme, siendo el primero el que la obra está basada en un exitosa novela escrita por el compatriota de Herr Dreyer, Herr Aage Madelund, un escritor que vivió de primera mano los horrores del pogromo antisemita ruso; estas referencias históricas son evidentes durante la primera parte del filme pues Herr Dreyer da mucha importancia a los detalles y gestación de los acontecimientos sociales y los orígenes de dicha persecución ( discriminación, prejuicios, difamación ) y cómo éstos afectan a la vida diaria de nuestra heroína y en su más cercano entorno, primero en su pueblo natal y posteriormente en San Petersburgo, consecuencias éstas que se desarrollan con especial detalle en el filme.

El segundo interesante aspecto del filme se encuentra al final del mismo, cuando la tensión acumulada hacia los judíos finalmente explota durante las secuencias del pogromo, sorprendiendo éstas al público por la vitalidad de sus imágenes ( un excelente montaje ) y el realismo de su violencia, la brutalidad de unas masas enfurecidas que descargan su ira sin compasión hacia la población judía, una poderosa combinación de cinematografía e historicismo.

¿Y que tenemos en la mitad del filme?... pues el habitual, típico y temperado estilo de Herr Dreyer; probablemente el interés que demuestra el director danés en ser fiel al espíritu de la novela en la cual se basa el filme, semeja demasiado “literario” durante buena parte del mismo, mostrando demasiados intertítulos en los cuales se narran los hechos y ciertos aspectos sociales de dichos acontecimientos, de todas formas, la narración cinematográfica finalmente va progresando al mismo tiempo que la acción.

Obviamente “Die Gezeichneten” no es una obra redonda para éste conde germánico, el filme semeja demasiado ambicioso, desigual, errático y algo monótono, especialmente durante la mitad del filme tal y como éste Herr Graf ha mencionado anteriormente; a pesar de dichas imperfecciones, “Die Gezeichnenten” es una interesante y temprana obra de Herr Dreyer, la cual cuenta con numerosos y destacados momentos que cualquier fan silente del mundo entero sabrá apreciar.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que bailar el horah con una heredera judía.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Histeriahistrionica hat gesagt…

¡Ahhh... mi queridíiiisimo, Herr Conde! ¡Tristes y aciagos días revolucionarios!

Esta melenuda impertinente es invisible (gracias a sus trucajes teatrales) y a pesar de sus continuos fracasos en sublevaciones varias, sus ideales y sueños bolcheviques continuan estando intactos como los de la primera Revolución Rusa. Las intentonas (estridentes y disidentes) han resultado ser un fracaso y, una tras otra, se han diluído para constituir una extensa laguna mental inoperante. Debo decirle, Herr Conde, que aunque me encuentro con el agua al cuello, no me ahogo. La última rebelión de hormigas asesinas (recientemente propiciada en las inmediaciones de sus dominios) liderada por esta melenuda lenguaraz, ha sido abortada como todas las anteriores. ¡En fin, las oportunidades se esfuman como el humo de un cigarro habano!
He expresado, ya que soy invisible, el deseo de formar parte de los fantasmas de su castillo (con cadenas y sábanas) y arrastrarme, como un alma en pena, por los pasadizos sigilosos de su eterna morada.
Mi cruzada, errática, ha traicionado todos mis principios. ¡Tristes días, tristes noches... tristes y desolados sueños inalcanzables... tristes cadenas encadenadas!

Herr Dreyer, como destacado cineasta, ha dejado su impronta en esta producción silente. ¿Y no le ha parecido brillante? Claro, siendo un filme basado en una obra literaria y, por lo tanto de elevadas pretensiones, usted herr Graf, lo califica de no muy redondo... ¿tirando a cuadrado?... ¡Cuán difícil es la cuadratura del círculo, Herr Ferdinando!
Menos mal que he descubierto en su graciosa entidad silente, una tendencia a enlazarlo todo (creando círculos), una habilidad, la suya, que anexiona mediante alianzas y filiaciones acontecimientos prometedores. Señor Conde... ¿ha abandonado su consabido antisemitismo germánico para abrazar, sin mayor reparo, a una encarecida heredera judía? ¿Y... ha decidido bailar 'la horah' (danza ceremonial de casamiento)?
¡Enhorabuena, herr Graf! ¡Ha sentado su cabeza, muy silenciosamente, en una cátedra sedente! ¿Sus neuronas han dejado el patinaje, en los helados lagos invernales, para sufrir los recalentamientos de su pelota, muy cabezona ella? ¿Y... qué dirán ahora sus herederas germánicas? ¡Mon Dieu! Mucho me temo que se unificarán, cual Alemanas de Bismar y lucharán contra el infiel (usted) para provocar un linchamiento progromo, muy programado, en contra de su joven y minoritaria judía.
Encadenada y deambulando vagamente, le saluda,
El fantasma de Esther.

Histeriahistrionica hat gesagt…

Queridíiisimo y altisonante, Herr Ferdinand,
¿No escucha pasos y el eco de un lamento acompasado, al final del corredor?... tum, tum, tum... Esta melenuda vaga por el inframundo, deambula arrastrando las cadenas que engarzan ideales rancios y a pesar del dolor que respira, levanta su puño (me levanto la túnica porque siempre me la piso) y sueña con la Revolución que ha de venir. ¡Tristes días, tristes noches, triste es la espera del que sufre! La revolución aguarda... tiempos mejores han de llegar, aires renovados con esencias bolcheviques impregnarán los sueños utópicos materializándolos en realidades.
¡Tristes días revolucionarios, tristes noches del desencanto, tristes presencias, esperanzas rotas!
P.D: disculpe Señor Conde, son los efluvios exudados después de una noche de alcohol.

Stephany hat gesagt…

A fascinating post! I am slowly getting into Dreyer's oeuvre but I have no come across this film. I always wonder how you get your hands on all these wonderful silents! You must fill me in with your secrets.

I am especially drawn to this film because it seems very similar to the German New Objectivity films.

Thank you for the lovely post and I hope you had a lovely dance with the Jewish heiress :)

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein liebe Dame Stephany:

This time it wasn't necessary to remove the dust from an old and forgotten nitrate at the Schloss silent archives, the excellent German-frenchified TV Channel "ARTE" aired some months ago an excellent ane exclusive restoration of Herr Dreyer's "Die Gezeichneten", a superb privilege avaliable only for decadent German aristocrats.

Mein Gott!!!... what a complicated dance the horah is, this Herr Von prefers dizzying waltzes, certainly.

Perdone que no le conteste con más prestancia teutónica, mein liebe Dame Esther, pero como usted se puede imaginar, el lunes es un día en el cual los efluvios etílicos de días precedentes ( tal y como a usted acontecióle ) gobiernan poderosamente y a su antojo, la intransigente voluntad germánica.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Histeriahistrionica hat gesagt…

Estimado herr Conde,
Es sabido y proclamado por tierras conocidas y lejanas (debido al pregonero condal) que usted, Herr Ferdinand, ha desarrollado altamente su querencia por los placeres terrenales (etílicos) y esa costumbre suya, tan arraigada por otra parte, de impregnar su correspondencia teutónica y salpicar sus escritos con efluvios alcohólicos ha repercutido perniciosamente en el sentido alfativo (muy perjudicado) de esta melenuda.
¡Qué el servicio domesticado le ventile bien!

angeluco10 hat gesagt…

Me ha costado seguir la historia particular de esta película,aunque no he tenido mayor problema con la historia general con la trama argumental,y ello se ha debido a que la he visto con los intertítulos en alemán y no he entendido nada,como buen plebeyo no domino el buen hablar de la nobleza.A pesar de todo las escenas finales son ex-pec-ta-cu-la-res.