Samstag, August 29, 2009

"Die Stadt Ohne Juden" (1924) By Hans Karl Breslauer


In the Republic of Utopia, because of the bad economic crisis ailing the nation, the Jews are made the scapegoats for the economic and social ills affecting the population; therefore, the government decides to expel them.

Herr Leo Strakosch is among the exiled. He is engaged to Counsellor’s Linder’s daughter. He gets into the Republic, in a clandestine way, to show to the society the wrongness of their anti-Semitic prejudice.

This Austrian production is very surprising because of its foresight. It is directed by Herr H. K. Beslauer, who did well handling the very delicate matter of anti- Semitism as a tragic comedy. It is important to take into account the fact that we are talking about a 1923/24 Austrian production; which seems to foresee the sad events that happened to the Jewish community in Austria and Germany only ten years later. Hugo Bettauer, who was Jewish, wrote the book that the film was based on. A year after the film’s premiere he was murdered by a young Nazi.

This is an excellent restoration by the hairy youngsters from the Austrian film library. Thanks to it, the magnificent photography can be shown with its original tints. This film is noteworthy for more that its artistic qualities, being a very interesting document of the Austrian society during the very difficult 20’s. It is one of those very rare occasions that the European cinema, particularly the Austrian, has faced so directly (even though it is managed through a very subtle comedy), the anti-Semitism brought about by the economic and political crisis during the first half of the XX century. It has nothing to do with the German propagandistic and racist productions from the end of the 20’s and through all the 30’s.

Taking into account that references to this film are very scarce, this Herr Von does not know any information about Herr Hans Karl Breslauer or his other work. This film is a very good example, for its historic value, of “cinematic archaeology”, and one is grateful for it.

The original novel from the writer Bettauer, had been and still is very popular in his country due to its cynical and sarcastic humour. The anti-Semitic comments are presented in a deadpan manner: “The Jews are guilty of our miseries”; “Even through the centuries of oppression (the Jews), they have managed to position themselves into the primary seats of the world thanks to their intelligence;” or “They sit into the most powerful banks of the world” or this incredible comment: “They control the economy and write theatre plays”…. ( MEIN GOTT ). In the film, one of the Parliamentarians, when they are debating whether or not they will expel the Jews, says: “We do write theatre plays!” and the Speaker says: “It is true; however, the big difference is that ours do not get premiered”. There are many funny situations and an ingenious mocking of stereotypes.

There is also beautiful photography by Herr Hugo Eywo, whose excellent work can be seen at its best thanks to the very well made restoration, The production design, by Herr Julius Von Borsody is also meticulously done.

Even though this Herr Graf will not qualify this film in its totality as an “expressionist”, some influences from this great cinematographic movement can be found in the movie, especially when Counsellor Bernart is secluded in a psychiatric hospital room, where the decoration and the scene remind us in an obvious way of "Das Kabinett Des Doctor Caligari" (1920) by Robert Wiene.

The actors’ performances are convincing and unpretentious though they are mostly playing (deliberate) stereotypes and certainly silent film fans are thankful to have this rarity, a black comedy that is prophetic of the anti-Semitism that only ten years later will take hold of the same community.

And now, if you’ll allow me, I must temporarily take my leave, because this German Count has to take a stroll around the Tyrol.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

En la República de Utopía, ante la grave crisis económica que atenaza el país, los judíos son señalados como los únicos culpables de la grave situación económica y social que afecta a los ciudadanos y se decide expulsarlos del país. Entre los expulsados está Herr Leo Strakosch, prometido de la hija del consejero del gobierno Linder, el cual entrará de forma clandestina en la República para demostrarle a la sociedad de lo erróneo de tal situación y de sus prejuicios antisemitas.

Realmente sorprendente, por premonitoria, es esta producción austriaca dirigida por Herr H. K. Beslauer en la cual se desarrolla a modo de tragicomedia la peliaguda cuestión del antisemitismo, máxime teniendo en cuenta de que estamos hablando de una producción austriaca y que debido a su fecha de producción, 1923/24, parece adelantarse o prever los tristes sucesos que solamente diez años más tarde se pondrían en práctica en Austria y Alemania con la comunidad judía en esos respectivos países; más que significativo es también el hecho de que el escritor, de origen judío, de cuya obra original se adaptó este filme, Hugo Bettauer, fue asesinado un año después del estreno del filme a manos de un joven nazi.

En lo que es una excelente restauración llevada a cabo por los jóvenes melenudos de la filmoteca austriaca, ( gracias a ella se pueden apreciar una magnífica fotografía con sus tintes originales ) se agradece el que dicho organismo haya recuperado esta curiosísima película, que más que por su calidad artística, destaca por ser un documento interesantísimo de la sociedad austriaca durante los difíciles años veinte, una de las rarísimas ocasiones en las que el cine europeo, y el austriaco en particular ha abordado de forma tan evidente, aunque en el filme de Herr Breslauer, se entremezcla de forma muy sutil la comedia, el antisemitismo, ( nada que ver con las producciones alemanas, propagandística y racistas que posteriormente se rodarían en dicho país a finales de los años 20 y de forma más o menos continuada a partir de los años 30 ), surgido ante el avance de la crisis económica y política que vivió dicho país durante la primera mitad del siglo XX; teniendo en cuenta que las referencias a este filme son escasísimas, prácticamente éste Herr Von desconoce vida y obra anterior o posterior de su realizador, Herr Hans Karl Breslauer, por lo cual éste filme es una buena muestra, por su valor histórico, de "arqueología cinematográfica" que se agradece especialmente por ser tratarse de un documento excepcional.

La novela original del escritor Bettauer, había tenido y sigue siendo muy popular en su país de origen, debido a su humor cínico y sarcástico, con capacidad y sin complejos para reírse de ciertos tópicos judíos y que siempre se han adjudicado a dicha comunidad ( nada que ver con lo políticamente correcto tan de moda en estos tiempos melenudos ) comentarios antisemitas que en el filme están expuestos de forma clara y concisa en muchos de sus rótulos; rótulos en los que se puede leer frases como: "Los judíos son los culpables de nuestras desgracias", "A pesar de siglos de opresión ( los judíos ), han conseguido situarse en los primeros puestos del mundo gracias a su aguda inteligencia", "Se sientan en los Bancos más poderosos del mundo" o este impagable comentario, "Controlan la economía y escriben, MEIN GOTT!!!... obras de teatro!!!”…a lo que uno de los asistentes en el Parlamento en el cual se está debatiendo si se procede a la expulsión de los judíos de la República, replica: "¡Nosotros también escribimos obras de teatro", a lo que le responde el orador: "¡Es cierto, pero con la gran diferencia de que las nuestras no llegan a estrenarse!".

Una buena muestra del humor implícito ( además de rótulos muy ingeniosos hay situaciones realmente divertidas incluso para un conde germánico y que abusan a conciencia de ciertos estereotipos muy diversos de los personajes que aparecen en la película ) y muy necesario, que nos acompaña durante buena parte del metraje, para intentar suavizar así el argumento principal de la película: la expulsión de los judíos de la República de Utopía ( más ironías... la historia demostraría que se trataba de un hecho factible... ) cuando la crisis económica hace su aparición y ellos son considerados los culpables de tan penosa situación.

Como había mencionado éste Herr Von al principio de este discurso silente aristocrático, hay que destacar en esta producción austriaca, además de la adaptación cinematográfica de la novela de Bettauer, su bella fotografía a cargo de Herr Hugo Eywo, un excelente trabajo que gracias a la cuidadísima restauración recupera su protagonismo, así como el diseño de producción, con unos decorados cuidadísimos a cargo de Herr Julius Von Borsody.
Aunque éste Herr Graf no calificaría esta obra en su totalidad como "Expresionista", sí se pueden encontrar ciertas influencias de tan gran movimiento cinematográfico en ciertos momentos de la película, especialmente cuando el consejero Bernart es recluido en una habitación de un sanatorio psiquiátrico, en donde el decorado, además de la escena en cuestión, nos recuerda de forma más que evidente a "Das Kabinett Des Doctor Caligari" (1920) de Robert Wiene.

Las interpretaciones de sus actores son justas, precisas, sin grandes alardes pero que desarrollan sus personajes de una forma convincente, en cierta forma estereotipados, políticos, judíos, criados, extranjeros..., pero cuyo resultado final es ciertamente satisfactorio.

Estamos, por lo tanto, ante una de esas rarezas cinéfilas que los admiradores silentes agradecen muchísimo contemplar, una profética comedia con tintes negros que aborda un hecho, el antisemitismo, que solamente 10 años más tarde se llevaría a cabo y con terribles consecuencias para dicha comunidad en toda Europa".

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que dar un paseo por el Tirol.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Roberto Amaba hat gesagt…

Me abre usted el apetito. Ya tengo plan para una de estas noches.

Un saludo.

Histeriahistrionica hat gesagt…

Ahhhhhh.... queridíiiiisimo Herr Ferdinando... así, que esto es lo que ha estado tramando... (¡un teje maneje propio de una mente gélida y cuarteada como la suya!) en ese desértico balneario en el que se ha curado de espanto, cual momia blanquecina, para desengrasar cuerpo y mente, de los excesos hipercalóricos del periodo estival. (Espero que haya estivado bien su cabeza.)

¡Quo Vadis! ¿Dónde vamos a parar? Hemos recaído en el álbum del recuerdo... para refrescar (con aires purificadores centroeuropeos y muy belicistas) su anquilosada memoria histórica. (¡Qué difícil es recordar ante la presencia de su querido Alzheimer, mi olvidadizo Conde!) ¿Ha retomado sus rutinas para sacar a relucir, muy sutilmente, cierto antisemitismo y porqué no mencionarlo, una creciente xenofobia? Consideraciones aparte, debido a un hipotético interés histórico del filme (¿posee rigor histórico?) como documento de la época y su cuidado efectismo fotográfico, querido Herr Conde, yo me pregunto: ¿hace usted proselitismo encubierto? (siempre y cuando, usted, se pronuncie desde su papel de aristócrata teutón, que quede claro.)

Y aprovechando que hoy se cumplen setenta años del estallido de la 2ª Guerra Mundial, (No ha sido premeditado) lanzo unas preguntas al aire como quien entona una canción tirolesa (para ver si tienen eco) ¿le parece que sirve de algo conocer la historia de nuestros antepasados? ¿Cree que caminamos por el camino de la historia parapetados con escudos protectores o seguimos siendo unos inconscientes armados?

Haciendo uso de su ironía, creo que tiene, Herr Graf, una partida de ajedrez sobre la mesa difícil de ganar, en su posición de privilegio nobiliar. Los caballos están de su parte, pero los peones son más numerosos y le están arrebatando el terreno... ¡Cuidado!

El Abuelito hat gesagt…

Increíble filme profético que desconocía totalmente. ¿Puede usted indicar a los humanos de a pie -esto es, sin aristocrático pedigree- dónde demonios conseguir este filme? ¿O es secreto reservado a los defensores del Antiguo Régimen?

Histeriahistrionica hat gesagt…

Disculpe, Herr Conde, he visto una inmensa araña en el comentario que le he escrito. Le he recomendado que "estibe" bien su cabeza y le he tajado a la "b" el palo mayor para que tuviese más espacio... jajaja... ¡me atacan los insectos! Pudiera ser que hubiera "hormigas menores" pero de esas no me he percatado... y en cuanto a las incongruencias no sé si recordará aquel antiguo dicho castellano que dice así "del segundo de la señora Marquesa me hago cargo yo"

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein liebers todos ( Perdone usted, mein liebe Dame Esther que no haya incluído éste Herr Von el singular femenino de su condición humana y es que la verdad, éste Herr Graf huye ciertamente de cierta tontería y corrección absurda, melenuda que viene predominando desde de principios de este alocado siglo, ¡ay, con lo gustoso que es ser políticamente incorrecto!... ):

Sorpréndese éste Herr Graf, aunque agradablemente, de la peculiar notoriedad que ha tenido más allá del Schloss, el reciente comentario aristocrático acerca del filme de Herr Breslauer, más que nada, debido a que, ehem...., dicho comentario fue realizado originalmente por éste Herr Graf hace la friolera nórdica de 7 años en un antro melenudo cinéfilo de pasado convulso...

Como la aristocracia durante la época estival está más perezosa de lo habitual, se optó por recuperar comentarios añejos ( así se disponía de tiempo libre para tomarse un cocktail sin demasiados remordimientos.... )reinterpretándose dicho comentario original a los tiempos melenudos actuales, sorprendiéndole a éste Herr Von el hecho de que dicho filme, a pesar del tiempo transcurrido desde su estreno y edición moderna en disco idem, no era del todo conocida por el mundo silente melenudo.

Por lo tanto, Herr Abuelito ( todo un placer decadente su reentrée, después de su, supone éste Herr Von, retiro estival en un típico balneario en dónde se sirven sulfurosas aguas pútridas... ) dicho filme fue editado en su día por el eficiente y austriaco "Filmarchiv" sito en dicho centroeuropeo país, única edición hasta el momento de "Die Stadt Ohne Juden", la cuala dispone únicamente de intertítulos en la lengua de Goethe, por lo tanto, mein liebers, tendrán que esforzarse en aprender la lengua germánica si quieren comprender lo que allí acontece, aunque no desesperen del todo, pues gracias a las explicaciones de éste Herr Von acerca de dicha obra, casi pueden disfrutar de dicho filme aunque sean ustedes monolíngües...

Afortunadamente, los calores estivales ya se van disipando y por lo tanto éste Herr Von ya puede retomar sus maravillosas y especiales sesiones silentes dominicales, por lo cual podrán disfrutar en breve de comentarios originales silentes y no remozados, de éste aristócrata teutón.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

P.D.: ¡Ah, cómo aprovechan ustedes, especialmente Dame Esther, para rescatar terribles y añejos episodios del pasado de Germania ante el mundo entero!... en fín, la historia está ahí, para ser siempre reinterpretada...

Histeriahistrionica hat gesagt…

Ohhhh... ¡Cuánta incorrección desprenden su política y porqué no mencionarlo... sus formas, herr Conde!¡Viniendo de usted! ¡Y de una estirpe de rancio abolengo! ¿Quién lo iba a pensar, herr Ferdinando?

No se inquiete que la tontería e incorrección política no me preocupan, en absoluto, lo que me indigna es que utilice la demagogia e intente confundir modales y formas con sexismo en el lenguaje y, fundamentalmente, con los derechos y oportunidades por los que hemos tenido que luchar las mujeres. Dígaselo a Victoria kent, por ejemplo, porque sin sus consecuciones, esta menda melenuda, no podría votar en unas elecciones.
Y ya que la historia está ahí para ser siempre reinterpretada... ¿por qué no se hace un favor a sí mismo y se reinterpreta de una vez?

Histeriahistrionica hat gesagt…

Disculpe las formas (aunque imagino que usted no habrá notado el tono del enfado en su diario silente)
Decididamente, hoy no ha sido mi mejor día!!

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein liebe Dame Esther:

No tiene usted que pedir diculpas por sus formas ( por una vez, éste Herr Von obviará incluír un comentario fácil y ciertamente aristocrático... ), pues si hay algo que aprecia éste su Herr Von, es la incorrección política en estos tiempos de supuesta educación melenuda.

Por lo tanto, no se prive usted de su deporte favorito y fustigue a éste su Herr Graf todo lo que usted quiera; comente comentarios de su cosecha bífidos y malévolos, goce usted con el placer de llamar al pan de molde, aprendiz de pan y al vino, gran invento de la humanidad, pues en la honestidad reside la verdadera verdad.

Hmmm... ¿se le habrá pegado a éste su Herr Von algo de su verborreico verbo??...

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien