Samstag, Mai 29, 2010

"Maciste" (1915) By Luigi Romano Borgnette & Vincenzo Denziot


Frau Josephine is trying to escape from a band of conspirators through the streets of her town when finally she hides in a movie theatre, giving them the slip. The film exhibited in the movie theatre is “Cabiria” and when she sees Herr Maciste at his best, she decides to write a letter to him asking for help to save her and her mother from the wicked Duke Alexis, the man responsible for all their miseries.

As you can see during the early silent times, some silent characters were very popular with audiences who appreciated their forcefulness and their incredible adventures. “Maciste” was a strongman who appeared in the Italian landmark “Cabiria” (1914) directed by Herr Giovanni Pastrone. The muscleman inspired a whole series of sequels over a ten year period. In a sense, his adventures became something of a long running serial.

The character of “Maciste” was performed by Herr Bartolomeo Pagano, the silent screen’s first strongman and he played the part in all the sequels. They were films full of adventures wherein the most complicated problem could be solved by Maciste’s strength. The films had stereotyped characters and were simple stories in which good and evil were clearly outlined.

“Maciste” (1915) was directed by Herr Luigi Romano Borgnette und Herr Vincenzo Denziot. The two damsels in distress are menaced by the wicked and greedy villain and his band of conspirators but of course Maciste’s muscles will save the day. The camerawork is hardly outstanding but effective enough for what it must accomplish.

It must be said that Herr Maciste’s physique is great but his acting ability much less so but that’s a trifle in a film like this. He uses his biceps, triceps and-once in awhile-his brain to cope with the many dangerous situations he encounters and that’s all his fans expected. The film gave undemanding audiences what they wanted, a simple but classic story perfect for an Italian Sunday silent matinee.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must arm wrestle one of his Teutonic heiresses.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

Frau Josephine intenta escapar de una banda de conspiradores a través de las calles de su pueblo, encontrando finalmente cobijo en un cine, logrando así dar el esquinazo a los malhechores; en dicho cinematógrafo se está exhibiendo el filme “Cabiria” y cuando la susodicha contempla a Herr Maciste en todo su esplendor, decide entonces escribir una carta al susodicho héroe del cinematógrafo para pedirle ayuda e intente salvar tanto a ella como a su madre, de las garras del malvado duque Alexis, el hombre responsable de todas sus desgracias.

Como pueden ustedes comprobar, durante los primeros años silentes ciertos personajes eran muy populares entre el público asistente, el cual gustaba especialmente de personajes poderosos y las increíbles aventuras que éstos protagonizaban; el personaje de “Maciste” era el de un forzudo que aparecía en el imprescindible filme italiano “Cabiria” (1914) dirigido por Herr Giovanni Pastrone, todo un Hércules cuyos músculos inspiraron toda una extensa secuela silente a lo largo de más de diez años, iniciando de ésta forma con esas aventuras, lo que hoy se conoce como el serial cinematográfico.

El personaje de Maciste estaba interpretado por Herr Bartolomeo Pagano, el primer hombre forzudo de la pantalla silente y el protagonista de prácticamente todo el serial anteriormente citado, filmes éstos repletos de aventuras en donde las más difíciles pruebas eran finalmente superadas gracias a la fuerza de Herr Maciste, filmes repletos de estereotipados personajes protagonistas éstos de historias sencillas en donde la línea entre el bien y el mal estaba muy bien definida.

“Maciste” (1915) filme dirigido por Herr Luigi Romano Borgnette und Her Vincenzo Denziot, cuenta la historia de dos damiselas en apuros la cualas se encuentran amenazadas por un malvado y avaricioso villano el cualo cuenta con la ayuda de toda una banda de conspiradores y a los cuales la fuerza descomunal de Herr Maciste tendrá que medirse y poner fin a sus pérfidos actos, un filme en donde el uso de la cámara, dentro de sus limitaciones, es bastante efectivo teniendo en cuenta sus finales logros artísticos.

Es necesario mencionar que la fuerza muscular de Herr Maciste es justamente proporcional a sus escasas dotes interpretativas, una cuestión baladí ésta, ciertamente, pues lo que realmente interesa a los admiradores del forzudo italiano es ver cómo nuestro héroe usa sus músculos, esto es, sus bíceps, tríceps e incluso de vez en cuando su cerebro, intentando así solucionar las numerosas y arriesgadas situaciones en las cuales se ve envuelto, un filme que ofrece a su público lo que realmente quiere ver, esto es, una sencilla aunque efectiva y clásica historia de aventuras perfecta para una matinée silente italiana.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que mantener un pulso con una de sus herederas teutónicas.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

El Abuelito hat gesagt…

¡¡¡¿Pero que barbaridad es esta!!? Ay, tan grandes privilegios sólo pueden gozarlos las pupilas de rancio abolengo, con lo que nos gustan al pueblo llano los pim pam punes de don Bartolomeo... De tan gran paladín sólo conozco Cabiria y la increíblemente divertida Maciste en el Infierno... Me inclino respetuoso ante sus hallazgos, señor conde...

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Pues ya ve usted... ordena de forma imperiosa éste Herr Graf a una parte de su maltratada servidumbre, a que saquen y sacudan un poco el polvo acumulado en los nitratos que se hayan almacenados desde centurias ha en los archivos silente del Schloss y mire por donde se les aparece el primer episodio de Herr Maciste entre un golpe y otro de plumero...

Y es que esos recientes hallazgos Zelandianos a los que éste Herr Von hace referencia un poco más arriba de éste diario modernista, son paparruchas en comparación con lo que todavía se puede encontrar en el húmedo y oscuro sótano del Schloss.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien