Samstag, März 24, 2012

"The Artist" (2011) By Michel Hazanavicius



Even the most lavish aristocratic banquet or the excessive intake of special drinks of variable alcohol content in any decadent soirée would not have caused this Herr Graf to imagine that, during the first decade of the XXI century, silent films would come back in fashion after having vanished almost 100 years before.

“The Artist” (2011) is the picture in question and Herr Michel Hazanavicius the director; a silent film that has won considerable success with the public and the critics all around the world. Amazing that in these modernen times with its endless procession of noisy gadgetry that such a film has achieved vast approval.


And if we add that “The Artist” is a French production concerned with how the coming of sound affected many actors, namely “American” actors, then this Her Graf doesn’t understand a word, although probably the reason of this was that the film in question has French intertitles…However, while this Herr Graf was watching “The Artist” at the Schloss theatre, he felt something very strange in his stiff heart, a turmoil of different and contradictory feelings that gave him a particular sensation or as French commoners said, a “déjà vu”.


This German count does not, in any way, want to lecture or to rant about the tricky aspects of a film such as “The Artist” or what is supposed to be the quintessence of a silent film, and how this particular vision is almost a parody of its subject and uses many stereotypes about the era. Rather, since the film is celebrating silent movies, this Herr von can only applaud Herr Hazanavicius. He accomplished a formidable task given that most people today have never even seen a silent film or even one in black and white. He had to approximate a silent film in a rather cliche’ way in terms of story and the style is more like a talkie than a silent but this had to be done to overcome the prejudices of modernen audiences.


So, consequently the fact that a “new” silent film like the “The Artist” has been given the support and approval of the public is fit sociological subject. Will this lead to the new longhaired generations appreciating silent film? If that does happen it will be the most incredible and shocking news to this Herr Graf since his fat and rich Teutonic heiresses decided to get rid of their corsets.


And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must put on again his old but now fashionable tuxedo.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

Ni la más opípara cena aristocrática o la excesiva ingesta de bebidas con variable contenido etílico en cualquier soirée que se precie, habrían causado que éste Herr Graf se hubiese podido imaginar que durante la primera década del siglo XXI, los filmes silentes volverían a ponerse de moda casi un siglo después de que éstos se hubiesen extinguido…

“The Artist” (2011) es el filme responsable de todo esto y Herr Michel Hazanavicius su director, un filme silente que ha tenido un considerable éxito tanto de público como de crítica en el mundo entero, un gran mérito éste, ciertamente, si se tiene en cuenta que en éstos tiempos modernos las novísimas y la mayoría de las veces, insulsas tecnologías tienen el apoyo masivo del público, muy acostumbrado éste a las grandes alharacas y estridentes ruidos.

Y si encima a todo esto se le añade que “The Artist” es un producción francesa en donde se narra lo que la llegada del cine sonoro supuso para muchos actores silentes, o más bien para los actores americanos, pues entonces es que éste Herr Graf no entiende ni una palabra de éste asunto, aunque también esto sea debido a que “The Artist” tiene sus rótulos en francés…

Durante la proyección de “The Artist”, éste Herr Graf tuvo extrañas sensaciones en su férreo corazón, un revoltijo de diferentes y contradictorios sentimientos que se pueden resumir, tal y como lo dicen los franceses, como si un “déjà vu” se tratase.

Este conde germánico no quiere de ninguna forma sermonear o perorar acerca de las trampas que posee un filme como “The Artist”, o lo que es lo mismo, lo que se presupone es la quintaesencia de un filme silente, una visión excesivamente paródica con numerosos estereotipos y numerosas referencias silentes fácilmente identificables, pues sería ésta una fútil e inútil discusión pues el único propósito que persigue un filme como “The Artist” es homenajear, celebrar precisamente de esa forma tan peculiar, los viejos filmes silentes, un admirable propósito éste en éstos tiempos modernistas, por lo tanto éste Herr Von aplaude la inteligente propuesta que hace Herr Hazanavicius aunque sea de esa forma tan convencional.

Y es que el único objetivo de “The Artist” es que el público actual se enfrente y se entretenga, de una forma sencilla, con una manera de hacer películas que hace mucho ha desaparecido, una ardua tarea ésta teniendo en cuenta que la mayoría del público que asiste a un cine jamás ha visto un filme silente o incluso un filme en blanco y negro.

Por lo tanto, ésta la razón por la cual Herr Hazanavicius se aproxima al cinema silente de esa forma un tanto estereotipada, tanto en narrativa como en sus técnica cinematográfica, más deudores éstos de los aspectos más formales del cinema sonoro, sin olvidarse igualmente de la manida historia que se relata en el filme, todo ello para que de ésta forma el público de hoy en día se familiarice y pueda redescubrir de nuevo esa forma de hacer cine, una fórmula quizás cuestionable, ja wohl!, pero ciertamente necesaria si se tiene en cuenta los numerosos prejuicios del público actual.

Y de ahí precisamente está el origen por el cual un “nuevo” filme silente como “The Artist” finalmente haya tenido el apoyo del público de hoy en día, una más que interesante cuestión sociológica ésta que ciertamente debe ser celebrada, dejando de lado sesudos debates acerca de los formales aspectos cinematográficos del filme, pues si finalmente gracias a “The Artist” las nuevas y melenudas generaciones consiguen por fin descubrir, apreciar y disfrutar el desconocido mundo del cinema silente, eso sería para éste Herr Graf una de las más sorprendentes noticias que habría oído desde que las ricas y gordas herederas teutonas decidieron quitarse sus corsés.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que volver a ponerse su viejo y elegante esmoquin.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Stephany hat gesagt…

I was curious about what you would have to say about the film and was glad that I was able to catch your entry on it. I also hope that The Artist will open doors for people to look into the rich history of cinema and grow to appreciate silent films.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Well, mystery solved!!... it's so nice to hear from you after such a long time, meine liebe Frau Stephany!.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

angeluco10 hat gesagt…

Sabía que se iba a utilizar la palabra "homenaje" en lugar de "plagio" pero yo,sintiéndolo mucho(no,miento,no lo siento nada) opino que no basta con hacer una película muda en el siglo XXI,hay que hacer también una buena película con un buen guión.
No me ha gustado nada y no tengo ningún reparo en decir que una película tan alabada es mala,espero no ser una isla en un mar de ingénuos.