Sonntag, August 20, 2006

Ah, How Terrible It Is The Aristocratic Life!


At this time of an aristocrat’s leisurely year, that is to say, the summer season is where the aristocracy spend their time on even more trifling matters than the rest of the year. To say it another way, by the summer months are spent sailing the Mediterranean Sea aboard a veritable battle cruiser viewing some documentary about the big differences between the German aristocracy and the Amerikan bourgeoisie. Another favourite pastime is spending the fortune of the beloved German fat heiresses of this German Count ( by the way, it is time to find much richer Teutonic heiress after the Monte Carlo bankruptcy suffered by this aristocrat during these last several days… ). And how can it not be mentioned? There are the boring, even for a genuine Von Galitzien, Wagner concertos celebrated in the last Austro-Hungarian embassy ( many out of tune German notes… ). Idleness is everywhere ( this German Count knows that even for the longhaired people it is hard to understand how could it be can be possible that the upper class can feel more laziness than usual ). So even this Teutonic Count must miss some days preparing silent film reviews, those days of dictating to mine faithful but not well paid servant, Günthell, those rants about those ancient, great and silent days… ah, how terrible it is the aristocratic life! But fear not because due to the longing for silent days felt by this German Count, some aristocratic people have decided to celebrate with a special and private cinema showing aboard the romantic battle cruiser mentioned above. By September, the glorious “reentrée”, of Von Galitzien will mitigate the situation with more nostalgically silent (or not so silent) comments.
So.. stop editing those communist pamphlets that we in the aristocracy so despise and cancel those secret and revolutionary reunions because in the next days your silent appetite will be satiated!!.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this
German Count must order Günthell to fan the aristocratic and pale skin of his master due to the high and dangerous temperatures suffered in the Teutonic battle cruiser’s bow not to mention the suspicious and hotter stern.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien


-/-


A estas alturas del ocioso año aristocrático, esto es, la época del estío durante la cual la aristocracia gasta su tiempo en asuntos aún más baladíes que el resto del año, o dicho de otra forma, estos meses veraniegos empleados en navegar por el mar Mediterráneo a bordo de auténticos buques de guerra teutones viendo algún que otro documental acerca de las grandes diferencias entre la aristocracia germánica y la burguesía americana; además de la predilección por esos pasatiempos veraniegos, también figuran, entre otros y como ustedes ya conocen, el gastar la fortuna de las queridas y gordas herederas germánicas de éste conde teutón ( por cierto, ya va siendo hora de buscar a otras más ricas herederas teutonas tras la bancarrota sufrida por éste aristócrata durante los últimos días en Montecarlo… ), además de esos aburridos, incluso para un genuino Von Galitzien, conciertos Wagnerianos celebrados en la embajada Austro-húngara ( demasiadas notas germánicas desafinadas.. ), por lo que, como pueden comprobar, la ociosidad está en todas partes ( este Conde germánico tiene constancia de que incluso para los melenudos es bastante incomprensible el hecho de que la aristocracia pueda sentirse más ociosa de lo habitual ); por todo ello éste Conde teutón añora esos comentarios silentes de antaño, aquellos días dictándole al fiel y mal pagado Günthell, esas peroratas acerca de esos magníficos y antiguos filmes… ¡ah, pero que terrible es la vida aristocrática!... pero no teman porque debido a esa nostalgia por los tiempos silentes perdidos de éste Conde germánico, algunos aristócratas han decidido celebrar a bordo del romántico buque de guerra mencionado anteriormente, otra especial y privada sesión silente, antes de que en el mes de septiembre se produzca la gloriosa reentrée de éste aristócrata, mitigando de esta manera el ansia de comentarios silentes.
Por lo tanto, ¡no sigan editando esos panfletos comunistas que la aristocracia tanto aborrece o cancelen esas secretas y revolucionarias reuniones pues durante los próximos días su apetito silente será por fin saciado!.

Y ahora si me lo permiten les tengo que dejar momentáneamente, pues este Conde germánico tiene que ordenar a Günthell que abanique la aristocrática y pálida piel de su amo debido a las altas y peligrosas temperaturas que se padecen en la proa del buque de guerra teutón, sin olvidarse igualmente de la sospechosa e hirviente popa del mismo.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Cardiyo, secretaria sin secretariado. hat gesagt…

El fin del verano se acerca peligrosamente, Herr Graf. Apure su jarra de cerveza, termine su amariiiiiilla paella, pague su cuenta al dueño del chiringuito mallorquín y despídase de sus orondos y colorados amigotes teutones hasta el año que viene.
Sus deberes silentes le reclaman.

Cardiyo, secretaria vocacional en paro biológico. Mi ex amita la indómita Marquesa de Terminón, ahora Sra. de Fu Manchú, ha prescindido de mis servicios. Ya le contaré...

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Como suele ser habitual entre las clases medias ordinarias, usted no está al corriente de los elegantes destinos ociosos de la clase aristocrática germánica y a esos recientes y desafortunados comentarios suyos se refiere éste su Herr Von, al pretender, por un lapsus suyo que durante un lapso de tiempo, la aristocracia teutónica frecuentase los ordinarios parajes y costumbres alimenticias que ustedes tanto gustan y usan sin pudor durante la pasada estación veraniega.

Y no se preocupe por su delicada situación laboral, en el Schloss siempre podrá encontrar tarea variada de su interés y para su exclusiva formación, eso sí, con la inusual y habitual paga mísera que recibe toda la servidumbre de éste Conde germánico.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien