Samstag, Januar 10, 2009

"Clowning Glories; Women And Silent Comedy"


It’s been a long time since this German count has been outside the comfort and the thick walls of the Schloss but the reputable and famous “The Bioscope Festival Of Lost Films”, celebrated during the beginning of January in London, was a perfect excuse to leave behind and far away this Herr Von’s whimsical and obviously rich Teutonic heiresses. Aristocrats can have good times by themselves so it was a good occasion to visit perfidious Albion.

Obviously this Herr Von reserved a luxurious suite at the Savoy hotel ( it is not necessary to say that such privileged housing was paid for by this Herr Graf’s heiresses’ fortunes) but before this exciting silent film festival was to begin and due to the fact that aristocrats love appetizers, this Herr Von had the chance to attend an interesting shorts programme at the Riverside Studios in Hammersmith ( a den of iniquity full of youngsters and artists, that is to say, communists ), called “Clowning Glories; Women And Silent Comedy”; it was problematic for a German count to visit such a suburban location and leave behind the comfort and cosiness of the Savoy hotel, but after all the aristocracy loves adventure and certainly going to such a place made for an exciting Teutonic excursion.

The world’s first woman director, Dame Alice Guy-Blaché presented three short films in this particular festival, “L’Hierarchie Dans L’Amour” (1906), “Le Frotteur” (1907) and “Madame A Des Envies” (1907), three different works displaying classic slapstick comedy film structure as well as some refined humour. The characters include a flirtatious lady seducing four different uniformed men, a pregnant woman and her cravings and the problems of various neighbours with a slippery floor.

“Daisy Doodad’s Dial” (1914) was directed by Dame Florence Turner, known in those early years as the “Vitagraph girl” and it is a harmless and funny short about a couple and their rivalry when both decide to enter a face-pulling competition.
Herr Alfred Goulding directed the famous 20’s child star, Baby Peggy in “The Kid Reporter” (1923), a perfect film vehicle for such an infant that entertains the audience. Baby Peggy is dressed up as a detective and in this way finally solves a robbery mystery and becomes, thanks to her splendid journalistic methods, an important early child newspaper executive.

The last film of the series, “Should Men Walk Home?” (1927) was directed by Herr Leo McCarey and starred the great comedienne Dame Mabel Normand in what was to be her next to last film after a successful career that was derailed by scandal. In spite of all, the film is a good example of her comedic resources in a story about two amateur crooks who try to rob an elegant mansion.

This interesting and miscellaneous short programme showed the merits of those early women pioneers who in many cases, even today haven’t been given the importance in the industry that they deserved. This excellent show also demonstrated how comedies after all haven’t changed so much: people continue to laugh at the same situations or the same stories, nowadays in a rough way, certainly. Of course let us not forget that aristocrats don’t laugh at all.
By the way, the show included live piano accompaniment but unfortunately the name of the pianist wasn’t mentioned in the programme, a terrible and undeserved oversight certainly, because that man did splendid work in such a dangerous and cold Londoner location.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must return to the cosy and safe Savoy rooms.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

Había transcurrido demasiado tiempo desde la última salida al exterior de éste conde germánico desde los cómodos y gruesos muros del Schloss, pero la fortuna hizo que la celebración del prestigioso y famoso festival de filmes perdidos conocido también como “The Bioscope Festival Of Lost Films”, a celebrar a principios de éste mes de enero en Londres, fuese una magnífica excusa para dejar atrás y bien lejos a las caprichosas e igualmente ricas herederas teutónicas de éste Herr Von… y es que los aristócratas gustan especialmente el pasárselo bien, por lo tanto era ésa una oportunidad perfecta para visitar la pérfida Albión.

Obviamente éste Herr Von reservó una de las más lujosas suites del hotel Savoy ( excusa decir que tan privilegiado alojamiento fue pagado gracias a la fortuna de las anteriormente citadas herederas teutónicas… ) pero antes de que tan emocionante festival silente comenzase y teniendo en cuenta el hecho de que los aristócratas gustan mucho de los aperitivos, éste Herr Von tuvo la oportunidad de asistir a una interesante proyección de cortometrajes silentes en los “Riverside Studios” sitos éstos en Hammersmith, un antro repleto de jóvenes y artistas, esto es, comunistas…, con el título de “Clowning Glories; Women And Silent Comedy”.
No hace falta mencionar que desde luego fue todo un problema para éste conde germánico visitar esos suburbios londinenses dejando atrás el confortable y acogedor hotel Savoy, pero es que a pesar de todo, la aristocracia también ama la aventura y el peligro y desde luego desplazarse a dicho lugar suponía toda una emocionante excursión.

La primera directora del cine silente, Dame Alice Guy-Blaché, presentó tres cortometrajes en este especial festival, “L’Hierarchie Dans L’Amour” (19069, “Le Frotteur” (1907) y “Madame A Des Envies” (1907), tres obras diferentes en las cuales se aprecia la clásica estructura cinematográfica del slapstick además de un apreciable y refinado humor; los personajes de dichos cortometrajes incluyen a una coqueta señorita flirteando con cuatro diferentes y uniformados caballeros, una mujer embarazada y sus antojos o los problemas de todo un vecindario con un resbaladizo suelo.

“Daisy Doodad’s Dial” (1914) fue dirigido por Dame Florence Turner, conocida también durante los primeros años del cinematógrafo, como la chica de la Vitagraph, en lo que es un inofensivo e igualmente divertido cortometraje acerca de una pareja y la rivalidad que surge entre ambos cuando deciden inscribirse en un concurso de muecas.
Herr Alfred Goulding dirigió durante los años 20 a la famosa actriz infantil Babby Peggy en el filme “The Kid Reporter” (1923), una obra entretenida, además de ser el vehículo perfecto para dicha artista infantil; Babby Peggy se disfraza como un detective privado para finalmente resolver el misterioso robo de una joya y será gracias a sus espléndidos métodos de investigación como conseguirá convertirse en toda una precoz ejecutiva periodista.

El último filme de la serie, “Should Men Walk Home?” (1927) fue dirigido por Herr Leo McCarey y protagonizada por la gran comediante Dame Mabel Normand, en lo que supuso el penúltimo filme de su carrera cinematográfica, repleta ésta de éxitos aunque también de grandes escándalos, a pesar de todo, el filme es un buen ejemplo de sus recursos humorísticos para una historia acerca de dos ladrones aficionados que intentan dar un golpe en una gran mansión.

Este interesante y variado programa de cortometrajes silentes, mostró los grandes méritos de esas mujeres pioneras silentes que, en mucho casos, todavía hoy no han sido del todo reconocidas por su importante aportación artística a la industria cinematográfica y que desde luego tanto se merecen, una excelente sesión silente en la cual también se constata de que a pesar del tiempo transcurrido, las comedias tampoco han cambiado tanto, la gente continúa riéndose de las mismas situaciones y ciertas historias, aunque actualmente de una forma más vulgar, ciertamente…, sin olvidarse igualmente de que los aristócratas no se ríen de nada.
Por cierto, ésta proyección silente incluía acompañamiento musical en directo pero desafortunadamente el nombre del pianista no fue mencionado en el programa de mano, un terrible e inmerecido olvido éste pues desde luego dicho pianista hizo un espléndido trabajo en tan peligrosas y frías afueras londinenses.

Y ahora si me lo permiten les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que volver a las acogedoras habitaciones del hotel Savoy.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Richard hat gesagt…

¡Feliz año nuevo, mi estimado trotamundos!

troncha hat gesagt…

No se puede imaginar usted la gran envidia que me da lo que acabo de leer.

Saludos y Feliz año...

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Danke Schon por sus buenos deseos, Herr Richard, por cierto, Herr Troncha... ¿acaso no tiene usted a mano a alguna ordinaria y nueva rica heredera que le pueda financiar alegremente viajes a países cercanos?...

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien