Samstag, April 04, 2009

"The Red Lily" (1924) By Fred Niblo


In the silent year of 1925, Herr Fred Niblo directed Herr Novarro in “Ben-Hur”, a colossal silent film production that made its way into film history for its magnificence and grandiloquence, but just one year before, both director and actor worked together in a modest, small silent film production as magnificent in its way as “Ben-Hur”; you only have to change ancient Rome for Paris and you have “The Red Lily”.

“The Red Lily” is a superb silent film that must be recovered from oblivion for the joy of silent fan crowds around the world ( nowadays a more easy task since the longhaired people at “Warner” decided to open up their archive vaults ). The film is a small piece that highlights the virtues of silent cinema in which the complications of human nature play the lead in the film. It’s a beautiful and sorrowful love story that defies destiny and moves the audience in an irresistible way.

The love story between the Major’s son Jean ( Herr Ramon Novarro ) and the cobbler’s daughter Marise ( Dame Enid Bennett ) will have to overcome difficult and terrible circumstances. As a German saying says “when you think that things are bad, they get worse” and that it is what happens during the whole film until a happy ending will finally bring the couple together.
Set in French Brittany, social prejudices and an unjust robbery accusation will send Jean and Marise to Paris, a big city where the love of our sweethearts will suffer a terrible turning point in their lives.

Herr Niblo’s superb film direction shows the fragility, uncertainty and changeability of the inner human sentiments of our heroes; they will suffer despair and hate, helplessness together in squalid conditions and, worst of all, broken dreams. Jean and Marise suffer their special “Way of the Cross” depicted on the screen by Herr Niblo with a deep, painful sorrow. It’s a private tragedy full of deception that rules the lives of our heroes in which it seems that destiny is continuously sneering at them.

Astounding and remarkable is the performance of Dame Bennett in her role of Marise, one of those classical heroines of silent films; her transformation from a mild peasant to a prostitute is brilliant, an excellent example of the greatness of silent pictures and superior actresses, in which a look, a timid gesture, a cry for help, can still move longhaired audiences to trembling even today.

The film is perfectly set in different surroundings; from the Brittany provincialism and their peculiar peasants and prejudices to the Paris slums full of decadent and distinctive characters. Besides exceptional art direction you also have the great cinematography of Herr Victor Milner; it’s luminous and hopeful in Brittany and gloomy in the breathless and eternal Paris night, until the finale when the sun will shine again in the broken lives of Jean and Marise.

“The Red Lily” is a beautiful film pregnant with infinite sadness about the fragility of love and life, redemption and forgiveness; a touching film story, a hidden and wonderful silent piece.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must give a bouquet of stinging nettles to a Teutonic rich heiress.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

En el año silente de 1925, Herr Fred Niblo dirigió a Herr Ramon Novarro en “Ben-Hur”, una colosal producción silente que hizo méritos en la historia cinematográfica gracias a su importante producción y grandilocuencia cinematográfica, pero justamente un año antes, el mismo director y actor trabajaron juntos en una modesta, pequeña producción silente tan imponente como “Ben-Hur”, solamente hay que cambiar la antigua Roma por Paris y entonces se encontrarán ustedes con “The Red Lily”.

“The Red Lily” es un excelente filme silente que debe ser recuperado del olvido para alegría y disfrute de las hordas silentes del mundo entero ( un filme mucho más accesible hoy en día desde que los melenudos en la “Warner” han decidido abrir sus archivos silentes ); el filme es una pequeña obra en la cual se hallan todas las virtudes de las obras mudas, en donde las complicadas relaciones humanas son las grandes protagonistas de la película, una bella y triste historia de amor que desafía al destino y emociona de forma irremediable al público asistente.

Es la historia de amor entre Jean, el hijo del alcalde ( Herr Ramon Novarro ) y la hija del zapatero, Marise ( Dame Enid Bennett ), una pareja que tendrá que superar difíciles y terribles circunstancias y es que como bien dice un dicho germánico “cuando usted cree que las cosas van mal, éstas pueden ir incluso a peor” y eso es precisamente lo que les acontece durante todo el filme a nuestra pareja protagonista, hasta que un final feliz reúne de nuevo a la pareja.

La excelente dirección de Herr Niblo muestra la fragilidad, la incertidumbre y lo cambiante de las relaciones humanas; los protagonistas del filme pasarán del desprecio al odio, sufrirán el desamparo y pésimas condiciones sociales y lo peor de todo, sueños irremediablemente rotos.
Jean y Marise y su especial vía crucis es mostrado en la pantalla por Herr Niblo con una profunda, dolorosa tristeza, una tragedia particular, en la cual la decepción se instala en las vidas de los protagonistas del filme, una vida en la cual parece que el destino se burla de ellos continuamente.

Excepcional y más que destacable es la interpretación que hace Dame Bennett del personaje de Marise, toda una clásica heroína de filmes silentes; su radical transformación de una tímida campesina a una mujer de mala vida es realmente brillante, un magnífico ejemplo de la grandeza que poseen los filmes mudos y sus excelsas actrices, en los cuales una simple mirada, un gesto tímido o una súplica, siguen estremeciendo hoy en día al público melenudo actual.

El filme está igualmente muy bien ambientado; diferentes escenarios y atmósferas inspirados en la provinciana Bretaña francesa con sus particulares paisanos repletos de prejuicios, o los arrabales parisinos con sus decadentes y peculiares personajes, sin olvidarse igualmente de una excepcional dirección artística y fotografía a cargo ésta de Herr Victor Milner, luminosa y esperanzadora mientras transcurre en Bretaña, oscura y desalentadora durante la eterna noche parisina, hasta que finalmente el sol vuelve a brillar en las vidas rotas de Jean y Marise.

“The Red Lily” es un hermoso filme impregnado de una infinita tristeza, una obra acerca de la fragilidad del amor y de la vida, acerca de la redención y el perdón, una conmovedora historia de amor, una desconocida y maravillosa obra silente.

Y ahora si me lo me permiten les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que regalarle un ramillete de ortigas a una de sus ricas herederas teutonas.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

histeriahistrionica hat gesagt…

Muy apropiada esta obra silente para exudar pasión y sangre en Semana Santa, señor conde.
Pobres amantes sigilosos condenados a sufrir!!!
Un final feliz es la mejor de las redenciones para expirar sus pecados silentes.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

¡Ah, pero como gustan ustedes autoflagelarse durante ésta época del año!... pues sépase que los aristócratas germánicos lo hacen durante todo el año y no precisamente por cuestiones religiosas...

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

histeriahistrionica.blogspot.com hat gesagt…

¡Qué carácter, el germánico!... pues sepa usted, senor Conde, que como buena afrancesada disiento en esa perversión, mi espíritu francés no me lo permite. No quiero ni pensar en las tropelías que se cometen en las mazmorras de su tétrico castillo...
Espero... con ansias su próxima visión silente!!

Animal Liberation Front hat gesagt…

Disculpe que me cuelgue de esta fantástica entrada, mein Herr, y le pregunte si usted ha podido encontrar una forma de acceder a algún film silente del infravaloradísimo director norteamericano Mr. Wallace Worsley -al margen de los tres obvios: The Huntchback of Notre Dame, The Ace of Hearts y The Penalty. Se agradecería cualquier otra información o alusión a fuentes de información sobre él, escasas o casi inexistentes, y sobre su muerte (llama la atención que coincida con la de su esposa Mrs. Julia M. Taylor: ¿un accidente acaso? ¿una decisión consensuada, emulando a Herr Heinrich von Kleist y Fraulein Adolfine Vogel?...). Agradeciéndoselo de antemano, le comunico también que desde hace algún tiempo he incorporado un link a su página desde mi modesto blog de entreguerras (http://signorformica.blogspot.com)
si no tiene nada en contra de ello o de la elección de la foto-icono -- a sus pies como de costumbre

Coppelius

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein lieber Herr Coppelius:

Ustedes, los melenudos, siempre intentando dar trabajo extra durante la época de ocio ( el año entero ) a la más rancia aristocracia y para colmo ¡con solicitudes de quimeras silentes!...
Y es que lamentablemente y como usted bien menciona, es escasísima la información referente a Herr Worsley acerca de su bizarra obra y sus peculiares circunstancias, un hecho éste que debería avergonzar al mundo silente por ningunear a tan apreciable director, para sumar desgracias, lamentablemente éste Herr Von no poseee en los archivos silentes del Schloss ningún filme de Herr Worsley, además de los más accesibles y que usted menciona...

"Die Organizationen", esa temible fundación secreta teutónica que éste Herr Graf preside, ha intentado encontrar algún nitrato inédito del susodicho en colecciones privadas ubicadas en diferentes lugares del globo terráqueo, esfuerzos baladíes éstos hasta el momento, esperando, de todas formas, recibir más noticias al respecto durante las próximas horas, aunque desde luego las esperanzas de éxito son bastante pequeñas...

Agradécele éste su Herr Von la inclusión en su página melenuda de una puerta de entrada al diario silente de éste aristócrata teutón, entrada que debido a su condición de melenudo, tiene que ser la del servicio, natürlich!.

Por cierto, mein liebe Histeria-Histriónica ( ¡ah, que melodioso y cuasi germánico nombre! ), mañana mismo tendrá usted una nueva entrega silente en el diario moderno y aristocrático antereriormente citado de éste Herr Graf, esta semana acerca de un filme no demasiado conocido de un célebre director teutón.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

SUPPORT ANIMAL LIBERATION FRONT hat gesagt…

Muchas gracias por su respuesta, Herr Graf. América es proverbial en su menosprecio a sus grandes genios y es una pena que Herr Worsley careciese de antecedentes germánicos, pues es seguro que en Berlín disfrutaría hoy de una coqueta y bizarra placetuela en algún lugar "Unter den Linden"