Samstag, Juli 16, 2011

"Angst; Die Schwache Stunde einer Frau" (1928) By Hans Steinhoff



Herr Henry Duhan ( Herr Henry Edwards ) partner of the law office “Duhan und Born” lives only for his work, neglecting his duties as a husband much to the unhappiness of his wife, Frau Inge ( Frau Elga Brink ) who is devoted to her spouse and child but is becoming bored with her comfortably bourgeois but dull life. On the other hand, Herr Born ( Herr Bruno Kastner ), partner of Herr Duhan, lives a liberal and carefree life with his wife, Frau Claire ( Frau Margit Manstad ) but they can’t stand each other.

“Angst; Die Schwache Stunde einer Frau” (1928) directed by Herr Hans Steinhoff, is a good example of the sophistication and high finish of some Weimar later silent films.
The film is a striking urban silent oeuvre with a complex subject that always stirs up emotions: matrimony crisis and infidelity.

Based on a novella by the Austrian writer Herr Stefan Zweig, the film depicts in an elegant way the modern lives of some Teutonic businessmen ( believe it or not, in such troubled times, there were a few of those in the Republic of Weimar ), reflecting exquisitely their greed for business and economic security. They have everything -good jobs, success, money- but they pay little attention to their spouses leading to Frau Inge nearly having an affair and Frau Claire contemplating divorce.

The contrast between the two wives is particularly effective. Frau Claire is free spirited and strong while Frau Inge is a passive and obedient wife. Both will have a catharsis. Frau Inge takes a vacation in on the French coast and is wooed by a handsome Herr ( Herr Gustav Fröhlich ) and Frau Claire decides to ask for the divorce, fed up with her husband’s extramarital adventures.

These peculiar matrimonial conflicts are perfectly depicted by Herr Steinhoff, emphasizing the moral dilemmas in an elegant and stylish way; these problems cause fears and doubts about illicit conduct not allowed in any respectable marriage and this creates frustration and a terror of the abyss. As the German film title of the film says, “fear; a moment of weakness in a woman”.

The film is set in an urban and modern city with the decadent Weimar as a background. The camera cleverly scrutinizes the main characters and their surroundings: for example, the way Herr Steinhoff introduces the four main characters at the beginning of the film and later the various staircase sequences ( Teutons love dark staircases, ja wohl!… ) This is an impeccable Teutonic silent film production absolutely modern and not very prudish in reflecting the doubts and conflicts that can put any marriage at risk.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must talk to his Teutonic lawyer.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

Herr Henry Duhan ( Herr Henry Edwards ) vive solamente para su trabajo como socio del bufete de abogados “Duhan und Born”, descuidando sus obligaciones como marido, cuestión ésta que naturalmente no es del agrado de su esposa, Frau Inge ( Frau Elga Brink ), que se ocupa tanto de su marido como de su hija pequeña, una situación ésta que da lugar a cierto cansancio y aburrimiento en su insatisfactorio, aunque confortable y burgués, matrimonio; por otro lado, el socio de Herr Duhan, Herr Born ( Herr Bruno Kastner ), casado con Frau Claire ( Frau Margit Manstad ) vive de forma mucho más despreocupada y liberal un matrimonio que ciertamente no se lleva demasiado bien.

El filme “Angst; Die Schwache Stunde einer Frau” (1928), dirigido por Herr Hans Steinhoff, es desde luego un buen ejemplo de la sofisticación y excelente factura de algunos filmes tardíos de la República de Weimar; la película es un sorprendente filme urbano con un complejo tema de fondo que siempre genera debate: crisis matrimoniales e infidelidades.

Basado en una novela del escritor austriaco Herr Stefan Zweig, el filme narra de forma elegante, la vida moderna de unos hombres de negocios ( aunque no se lo crean, hubo alguno que otro incluso durante esos conflictivos tiempos de la República de Weimar ), reflejando de forma exquisita su dedicación en los negocios y su privilegiada vida, en la cual poseen de todo ( éxito, dinero y trabajo ), aunque al no hacer demasiado caso a sus mujeres, dé lugar a que Frau Inge tenga casi una aventura y Frau Claire pida el divorcio.

El contraste entre las dos mujeres es ciertamente efectivo; Frau Claire una mujer fuerte y liberal en contraste con la sumisa Frau Inge, dos formas de ser en las cuales se producirá un cambio debido a ciertas circunstancias, experimentando una especie de catarsis las dos mujeres sobretodo cuando Frau Inge intenta pasar al otro lado de su confortable espejo mientras está de vacaciones en la costa francesa al ser cortejada por un atractivo Herr ( Herr Gustav Fröhlich ) y Frau Claire cuando decide, cansada de las infidelidades de su marido, pedirle el divorcio.

Estos peculiares conflictos matrimoniales están muy bien reflejados por Herr Steinhof, enfatizando ciertos dilemas morales siempre de forma elegante y estilosa, problemas que generan miedo y dudas acerca de ciertas conductas ilícitas no permitidas en cualquier respetable matrimonio, creando frustración y un especial temor al abismo tal y como dice el título original germánico del filme: “miedo; el momento de debilidad de una mujer”.

El filme está ambientado en una ciudad moderna de la decadente República de Weimar, escudriñando la cámara los lugares por donde transitan los protagonistas del filme y sus peculiares circunstancias, como por ejemplo la forma en la cual al principio del filme, Herr Steinhoff va presentando a los cuatro personajes principales de la película, o ciertas escenas en una peculiar escalera ( ésas que tanto gustan a los teutones ), además de numerosos y elegantes movimientos de cámara, en lo que es una impecable producción teutónica absolutamente moderna y nada pacata a la hora de reflejar los problemas y miedos que pueden llevar al traste a cualquier matrimonio.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que hablar con sus abogados.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

sarvakarma hat gesagt…

Estimado Conde:
Leo siempre con mucho interés sus reseñas. GRANDE entre los GRANDES, siempre lo pongo como referencia al cine mudo.
Le mando un abrazo
Ignacio Maya

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

MEIN GOTT!!!... Con sus despropósitos melenudos, ha conseguido usted algo ciertamente casi imposible: que un conde teutón pierda por un momento su blanca palidez...

Danke Schon por sus exageradas felicitaciones, Herr Ignacio, perdonables éstas al estar influenciadas por la fascinación que sigue produciendo el cinema silente, ése inconmensurable e irrepetible arte cinematográfico que éste su Herr Graf en su aristocrática misión, disfruta y celebra compartir con todos ustedes.

angeluco10 hat gesagt…

Poco he leído de Stefan Zweig pero este film me ha parecido muy típico en él y aún no sé si me gusta o me disgusta.
Tal vez sea cosa de la época en la que está hecha la película pero si la mujer es culpable de adulterio puede temer a su marido pero si es inocente no tiene porque temerle,creo yo,o tal vez es una cuéstión de épocas,no sé.