Samstag, November 07, 2009

"Brumes D'Automne" (1929) By Dimitri Kirsanoff


At this time, those longhaired youngsters interested in this Herr Graf’s silent rants, probably will know, among other aristocratic trifles, the fondness of this German count for the autumn season, an indispensable relief for the battered aristocrats, wearied after enduring the sufferings of the summer season going to and fro, that is to say, from soirées to private balls, from Baden-Baden to Monte Carlo.

All the virtues of the autumn season are wonderfully depicted in a short but exceptional silent film, “Brumes D’Automne” (1929), another superb, lyrical masterpiece by Herr Dimitri Kirsanoff.

As it says in the preface to this beautiful short film, “Brumes D’Automne” is a cinematic poem, an astounding, lyrical and avant-garde oeuvre wherein Herr Kirsanoff gets hold of the titanic task of capturing the melancholy, nostalgia, the hope and hopelessness of human inner sentiments. Frau Nadia Sibirskaia ( Herr Kirsanoff’s first wife and his muse during his early oeuvres ) reflects these aims perfectly and Herr Kirsanoff transmits them to the audience in an incredible way.

The genuine autumn mood is exhibited in “Brumes D’Automne” in a superior, unique, painful and even magical manner. It is an exceptional film in which the autumn atmosphere and ethereal human feelings complement each other admirably. The audience is moved by evocative images from nature ( falling leaves, rain, mist frozen landscapes), all beautifully photographed by Herr Jean de Miéville. This, combined with the suffering the heroine must undergo, makes “Brumes D’Automne” a melancholy masterpiece.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must enjoy the autumn season mood.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

-/-

A estas alturas, todos esos jovenzuelos melenudos interesados en las peroratas silentes de éste Herr Graf, probablemente sabrán que, entre otras menudencias aristocráticas, éste conde germánico tiene una cierta querencia por la época otoñal, una época ésta de alivio muy necesario para los magullados cuerpos aristocráticos después de haber soportado éstos los sufrimientos de la época veraniega, esto es, el ir de aquí para allá, de soirées a bailes privados, de Baden-Baden a Montecarlo.

Todas las virtudes del otoño están maravillosamente reflejadas en el cortometraje e igualmente excepcional filme silente “Brumes D’Automne”, otra magnífica, lírica obra maestra del director Herr Dimitri Kirsanoff.

Tal y como se anuncia en el prefacio de éste bella obra, “Brumes D’Automne” (1929), es un poema cinematográfico, un sorprendente, lírico y vanguardista filme en donde Herr Kirsanoff consigue la titánica tarea de capturar la melancolía, la nostalgia, la esperanza y el desasosiego, esos primarios sentimientos humanos.
Frau Nadia Sibirskaia ( primera esposa de Herr Kirsanoff y musa de sus filmes primerizos ), refleja de forma admirable esos sentimientos y Herr Kirsanoff los transmite al público de una forma igualmente sorprendente.

La auténtica atmósfera otoñal se muestra en “Brumes D’Automne” de una forma excepcional, única, mágica e incluso dolorosa; se trata de una obra irrepetible en donde la atmósfera del otoño ( hojas caídas, lluvia, paisajes helados y brumas ) y los sentimientos humanos más etéreos, se complementan de forma admirable, emocionando al público gracias a esas evocadoras imágenes de paisajes naturales, además de las penas de nuestra particular heroína, todo ello fotografiado por Herr Jean de Miéville, consiguiendo que, finalmente, “Brumes D’Automne” sea toda una obra maestra de la melancolía.

Y ahora si me lo permiten, les tengo que dejar momentáneamente, pues este conde germánico tiene que disfrutar de la atmósfera otoñal.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Histeriahistrionica hat gesagt…
Dieser Kommentar wurde vom Autor entfernt.
Histeriahistrionica hat gesagt…

Ahhhhh... Mi querido Conde!!!

Comprendo que debido a su edad avanzada sienta predilección por la caída de la hoja, ya que usted, mi insolente Herr Graf, en unas cuantas décadas decadentes ha perdido aquellas dulces y otoñales cumbres borrascosas para ser sustituidas por otras más nevadas e invernales (en las que se podría uno deslizar en una tabla rasa, siendo un caballero de la tabla y haciendo algunos surcos en la antártida memoria) y, ahora en el ocaso de su amargada, tediosa y caducifolia existencia, puede usted mostrar sus aireadas y vanguardistas ideas (porque se las sopla su querido escriba Günthell), muy cinematográficas y sileciosas, por otra parte.

"Henos aquí, henos de Pravia" como decía la conocida obra teatral... y sin un lienzo en el que plasmar la imagen del otoño (me da igual que sea de papel, de un árbol, de papel moneda por la caída de la bolsa o el parte médico de la caída al pisar las hojas ya caídas) Una época, la otoñal, que le recordará inolvidables momentos que han expirado ¿se los habrá llevado una ráfaga subversiva de agua, al haber sido pasados por agua fuerte o quizás aguarrás? Pictóricas brumas desenfocadas posiblemente diluidas en un Dry Martini y flores marchitas, a las que se les caen, cómo no, las hojas por la melancolía.

Si entornásemos un poco los ojos podríamos distorsionar más la realidad, si cabe. Me gustaría añadir unas cuantas pinceladas poéticas pero me he quedado sin azul de ultramar... y para matices crómáticos de tonalidades grisáceas y ocres, las fosas impactantes de la musa medusa protagonista. No me atrevería a decir que es la gran laguna del impresionismo con un goteo acuareloso y lacrimal continuado filtrando sentimientos que decanta el aguado corazón.

Y si se desea difuminar la pincelada suave del director afrancesado, aunque muy ruso ¡Quo vadis, dónde vamos a parar!, deberíamos colocarnos una gasa sutil taponando parcialmente el ojo para comprobar, de esta manera tan impresionista, la pretensión de intelectualización de la imagen mediante la forma estética.

P.D: Este poema cinamatográfico pedía un poema lírico y dado que su entidad silenciosa y esta melenuda cosaca no se conocen, la abajo firmante ha optado por obviarlo.

Esther (Pintando musarañas)