Donnerstag, Juli 13, 2006

"Der Stolz Der Firma" (1914) By Carl Wilhelm


The great German film director, Herr Ernst Lubitsch, before he was one of the greatest directors in the history of film was a successful actor and comedian in the silent early days and that’s the most important thing about “Der Stolz Der Firma”, a film starring Herr Ernst Lubitsch and directed by Herr Carl Wilhelm.

The film depicts, in three acts and an epilogue, the story of a clumsy clerk, Siegmund Lachmann ( Ernst Lubitsch ), who, after been fired for having broken accidentally the shop window where he works, goes to Berlin in order to get a new job in a prestigious fashion salon. Our hero finds himself surrounded by Teutonic beauties, that is to say, fat fräulein models that wear the latest fashions of the 1910's. Pretty soon he will be attracted to a young rich girl but with the opposition of her father, natürlich!.

Due the fact that the film was directed by the prolific and unknown German director, Herr Carl Wilhelm, there is no Lubitsch touch but there is a touching Lubitsch character, deliciously histrionic and ambitious. And what's more we have the chance to watch the history of costume in Germany, not to mention Berlin, the city where this German Count was in fashion during those old days.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must take care not to go out of fashion.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien


-/-


El gran director alemán, Herr Ernst Lubitsch, antes de ser, efectivamente, uno de los más grandes directores de la historia del cinematógrafo, fue un famoso actor y comediante durante los inicios del cine silente y ése es el aspecto más destacado de “Der Stolz Der Firma”, un filme protagonizado por Herr Ernst Lubitsch y dirigido por Herr Carl Wilhelm.

El filme narra, en tres actos y un epílogo, la historia de un torpe dependiente, Siegmund Lachmann ( Ernst Lubitsch ) que, tras ser despedido por haber roto accidentalmente el escaparate de la tienda en donde trabajaba, decide irse a Berlín, ciudad en donde conseguirá un trabajo en un prestigioso salón de modas; nuestro héroe se encontrará rodeado de bellezas teutónicas, esto es, grasas “fräulein” modelos que llevan las últimas tendencias de la década de los años 10 del siglo pasado; enseguida nuestro dependiente se sentirá atraído por una joven y rica muchacha, aunque ésta se encontrará con la oposición de su padre a dicha relación.

Debido a que el filme fue dirigido por el prolífico y desconocido director alemán, Herr Carl Wilhelm, no se puede contemplar ningún “toque Lubistch” en el filme, aunque de todas formas se puede ver un encantador personaje interpretado por el actor-director alemán, deliciosamente histriónico y ambicioso, y lo que es mejor, se puede igualmente contemplar una buena muestra de la historia de la moda en Germania, sin olvidarse de Berlín, ciudad en donde este Conde germánico estaba de moda ya por aquellos viejos días.

Y ahora si me lo permiten les tengo que dejar momentáneamente, pues este Conde germánico tiene que cuidarse para seguir estando a la moda.


Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Ninovska hat gesagt…

Este blog suyo, Sr. Conde, está adquiriendo una consistencia impresionante. Me pregunto cuándo va a empezar a poner un poco de orden en él...

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein liebe Dame Ninovska:

¡Ah, cuanta razón tiene usted a pesar de ser comunista o lo que es peor, bolchevica aconfesa!...

Un Conde germánico de testado pedigrí como, por ejemplo, los canes alsacianos, no soporta el cierto o incierto desorden, pero es que en este caso de diario moderno ( todo por culpa de las conspiraciones melenudas, natürlich! ) permite pocas ordenaciones o etiquetados; la temible "Die Organizationen" consultó en su día ( y todo por su culpa, su gran culpa ) con un equipo teutón versado en cuestiones modernistas, para saber cómo se podría finalmente ordenar esa información silente y aristocrática y tras varias comunicaciones muy confusas para éste seu Herr Von, se declinó intentar dichos intentos, pues podría ser peor el remedio que la enfermedad ( en el caso de su Herr Graf, la gota, enfermedad noble por excelencia ).

Y es que para un Conde germánico anclado en el pasado, es ciertamente complicado comprender estos galimatías modernistas ( la única solución sería disponer de un melenudo que hiciese ese enojoso trabajo y sin remunerar, natürlich II ! )y no crea que lo siente este Conde germánico, pues como le comentaba anteriormente, el prestigio y eficacia teutónica está en cuestión, aunque la verdad..., como por ahora la única que se ha quejado es usted, una comunista y es bien conocido que ustedes siempre se quejan de los lujos de Occidente..., pues tampoco es que por ahora este "affair" sea demasiado grave...

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Ninovska hat gesagt…

¿Dividir las películas por nacionalidedes 0 por trienios o por directores, actores, o por estilos, y que cada división sea un blog diferente?
Sr. Conde que cuanto más grande sea el blog más imposible va a ser orientarse, y organizarse.