Dienstag, November 07, 2006

CINEUROPA-2006: "Hana Yori Mo Naho" (2006) de Hirokazu Kore-eda


Como viene siendo habitual durante los últimos años y siempre que las circunstancias baladíes de la aristocracia lo permitan, preparóse el Hispano-Suizo al igual que su chófer, Otto ( ambos lustrosos y resplandecientes ), para poder asistir de tan deslumbrante forma a una nueva edición de ese festival melenudo que tiene lugar cada mes de noviembre más allá de los gruesos muros del Schloss y de nombre “Cineuropa”.

Esta vigésima edición tiene como novedad el hecho de que se exhiben sin ninguna vergüenza más filmes que nunca, más específicamente, más de una centena de filmes melenudos y entre los cuales y para no perder costumbre, lamentablemente no se encuentra ningún filme silente; tanta variedad de obras habladas y en colores ( con oportunidades también para algunas obras de tonos sepias ) hacían necesaria la diversificación y ampliación de los escenarios hasta ahora disponibles, ampliando a un total de 5 los teatros que finalmente albergarán tanta desbordante cinefilia, afortunadamente la aristocracia mantiene sus privilegios y no conoce de estrecheces, continuando intocable y al resguardo de esas temibles y ordinarias hordas melenudas, el el palco teutón y privado de anteriores ediciones.

Una vez que la “femme de chambre” de éste aristócrata dispuso de todo lo necesario en dicho palco aristócrata ( copa/s de Porto, juego de monóculos extra por si el original se cae de las órbitas germánicas al contemplar despropósitos cinematográficos modernistas… ) inicióse entonces la vigésima edición de “Cineuropa” para éste Herr Graf, siendo el primer filme a observar detenidamente, “Hana Yori Mo Naho” (2006) última obra del director nipón Herr Hirokazu Kore-eda.

Este aristócrata teutón tenía en gran consideración las tres últimas obras del mencionado director, esto es, “Wandâfuru Raifu” (1998), “Distance” (2001) und “Dame Mo Shiranai” (2004), por lo que el interés por ver su última realización era grande aunque finalmente y desafortunadamente “Hana Yori Mo Naho” ha decepcionado enormemente a éste Herr Graf.

Este aristócrata teutón no comprende del todo el porqué, el hábito reciente de ciertos directores melenudos por desmitificar o digamos, “humanizar” hasta descontextualizar del todo, ciertos géneros cinematográficos y en demasiados casos con penosos resultados finales.
En este caso estamos ante la historia de un joven samurai que debería deberse a su oficio, esto es, vengar la muerte de su padre y con tal propósito viaja e Edo.
Pero nada de ello acontece en éste filme, pues por lo que parece, para los realizadores modernistas, los samuráis, además de tener problemas de conciencia y metafísicos, son también torpes en el manejo de la espada además de otros problemas existenciales más propios del siglo XXI que no del XVIII…
El filme balbucea y se tambalea por derroteros variopintos ( historia de amores no del todo correspondidos, barrios pobres aunque ricos de espíritu, pretendido humor amarillo con escatología incluída… ) con personajes desdibujados ( los actores no saben no contestan ) y perdidos por culpa de un guión que se tambalea continuamente el cual está repleto de situaciones más que previsibles incluso para un aristócrata germánico desconocedor de los hábitos del país del sol naciente, produciendo tan curiosa revisitación de las costumbres de los otrora guerreros samuráis, sopor y aburrimiento a partes iguales a éste Herr Graf.

Y ahora si me lo permiten les tengo que dejar momentáneamente, pues este Conde germánico necesita reafirmar el espíritu guerrero teutón invadiendo cualquier país vecino.


Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Pablo hat gesagt…

Le deseo más suerte en sus próximos visionados, las crónicas de los cuales aguardo con impaciencia. Recuerdos al apóstol Santiago y cierra España, para que no se resfríe V.E.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Y es que, tal y como ya le previno a éste su Herr Graf el abuelo de su tatarabuelo, no hay que fiarse de festivales en los cuales no se exija una cierta etiqueta ( frac para ellos y frufrú para ellas ) a sus asistentes... en fín, habrá que aguardar a tiempos mejores...

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien