Donnerstag, Februar 16, 2006

"S.V.D.: Soyuz Velikogo Dela" (1927) By Grigori Kozintsev & Leonid Trauberg


It is an extremely complicated situation for this Count to make a positive review of this Bolshevik film, particularly because it is a good one. As you will very well understand, one cannot talk well of those who so badly treated the aristocracy some time ago….

However, as you know, the aristocracy from time to time sets aside certain prejudices, this Teutonic Count has to publicly admit his fascination for Herr Kozintsev and Herr Trauberg’s work in “S.V.D.: Soyuz Velikogo Dela” (there’s was a collaboration that lasted more than 20 years). It’s an exceptional film… a soviet jewel that deserves to be rediscovered for silent cinema lovers, filmed to commemorate the “Decembrists” uprise, (group of army officers from aristocratic families against tsarist regime… German words fail this Teutonic Count to such revolutionary nonsense) “S.V.D.” is above all, a lesson in cinematographic mastery.

There is a perfect control of cinematographic technique with numerous and ravishing shots that emphasise the story perfectly. There is exceptional photography with the influence of Germanic expressionism evident. Finally there’s an overwhelming production design with diverse of scenery (the ice rink, pubs, a circus, churches, etc.) that superbly support the plot which is narrated in a “simultaneous” yet interrelated way. A complicated relationship between the characters and country of the Decembrist uprise is obtained that may be taken as a possible collective catharsis for both.

The way the story is tackled in “S.V.D.” is magnificent. The narrative achieves a “crescendo” as the uprise is crushed and one General Wischnewki is gloriously defeated. It is epic cinema without concessions.

In conclusion, “S.V.D.” is a perfect example of silent soviet cinema’s greatness.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave, for this German Count has to go back to regain the distant aristocratic rictus and stop these Bolshevik revolutionary proclamations so improper for this Teutonic Count.


Herr Graf Ferdinand Von Galitzien


-/-


Es una situación harto complicada para éste Conde germánico el hacer un comentario sobre este filme bolchevique y mucho más si tenemos en cuenta que es positivo, pues cómo comprenderán no se puede hablar bien de quién trató tan mal a su aristocracia hace algunos años…

Sin embargo y para que comprueben que también de vez en cuando la aristocracia deja de lado ciertos perjuicios, éste Conde teutón tiene que manifestar públicamente su fascinación por “S.V.D.: Soyuz Velikogo Dela” de Herr Kozintsev y Herr Trauberg, (un dúo soviético cuya colaboración duraría más de 20 años) un filme realmente excepcional, una joya soviética que merece ser redescubierta y reivindicada por los amantes del cine silente.

Filmada para conmemorar el centenario del levantamiento de los denominados “Decembristas” (grupo de oficiales provenientes de familias aristocráticas que estaban en contra del régimen zarista… le fallan las palabras germánicas a éste Conde teutón ante tanto desatino revolucionario), “S.V.D.” es ante todo una lección de maestría cinematográfica.

Con una absoluto dominio de la técnica cinematográfica (numerosos y bellísimos planos que enfatizan de forma perfecta la historia), una excepcional fotografía ( notorias influencias expresionistas germanas ) y un diseño de producción apabullante ( escenarios diversos ( una pista de hielo, tabernas, un circo, iglesias ) que apoyan soberbiamente la trama ) se nos narra de forma simultánea e interrelacionada, una complicada relación a tres bandas con el trasfondo del levantamiento “Decembrista” como posible catarsis colectiva tanto para sus protagonistas como para el país.
Magnífica la forma en que se abordan las historias en “S.V.D.” manteniendo un “in crescendo” narrativo constante y continuo, desmenuzando las intrigas y posterior derrota de los alzados, con momentos gloriosos como la derrota del general Wischnewki, cine épico sin concesiones o la capacidad de buscar belleza (cinematográfica) en la frustración de ciertos sueños.

Es por lo tanto “S.V.D.” una excelente lección de cine, un perfecto ejemplo de la grandeza del mejor cine soviético silente.

Y ahora si me lo permiten les dejo momentáneamente, pues este Conde germánico tiene que volver recuperar el rictus distante de la aristocracia y dejarse de proclamas revolucionarias bolcheviques tan impropias para éste Conde teutón.


Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Anonym hat gesagt…

Cuanto buen cine está viendo, Sr. Conde, admirada se queda esta bolchevique, tiene Vd. un envidiable blog, para que luego diga que los comunistas no tenemos detalles con la aristocracia.

Lo que no he entendido es qué levantamiento ¿de 1827? conmemoraban con esta película, debía ser contemporáneso con los levantamientos liberales de las mismas fechas en otras latitudes (Riego y compañía, ¿no?)


Ninovska

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Desde luego este nuevo siglo le asemeja a éste su Conde, como uno de los más bizarros en los cuales ha vivido... ¡¡¿¿una comunista alabando a la aristocracia?!!!... y lo que es peor... ¡¡un aristócrata teutón haciendole la cronología de la revolución de la susodicha!!!... en fín, espera éste su Conde que estas excentricidades no sean jamás conocidas por sus gordas germánicas... le cuento:

Diciembre de 1825. Primera rebelión contra el zarismo. Los rebeldes "Decembristas", eran en su mayoría miembros de la propia nobleza y del ejército ( cómo puede usted comprobar en su país desde luego son ustedes muy raros... ), influidos por las ideas de la Revolución Francesa ( colocar aquí recientes comentarios aristocráticos sobre lo bizarro de su país... ); levantaban el programa de una monarquía constitucional; su ala más radical planteaba la república.
El telón de fondo de la rebelión "Decembrista" eran las crecientes y recurrentes rebeliones campesinas.

Y es que los movimientos melenudos siempre han sido una amenaza para la aristocracia europea desde tiempo ha, como puede usted comprobar.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien