Freitag, Dezember 16, 2005

"Die Schwarze Kugel" (1913) de Franz Hofer


Edith y Violetta acaban de regresar del funeral de su hermana, Gussy; al llegar al domicilio comprueban que la difunta les ha dejado una carta, con foto incluida, en la cual les comenta que se ha suicidado por que el hombre que amaba le había sido infiel…
Si tenemos en cuenta que se trataba de un miembro de la aristocracia, más exactamente el Vizconde Giron, entonces Damen Gussy debía saber ya por entonces que la aristocracia tiene costumbres amorosas ciertamente peculiares y por eso mismo no debía haberse tomado las cosas tan a pecho… pero la difunta no comprende esos hábitos amorosos aristocráticos y en la nota que les ha dejado a sus hermanas les ordena que la venguen sin dilación.

Ambas hermanas trabajan en un salón de “Varietés” haciendo juegos malabares y será en ese teatro en donde Edith reconocerá finalmente al Vizconde Giron.
El aristócrata haciendo honor a esos anteriormente citados, usos amorosos de su clase y aún con la pobre Gussi de cuerpo ( o lo que queda de el ) presente ( más bien pasado ), comenzará a cortejar y sin dilación a Violetta ( y eso que ambas dos habían jurado, tras el suicido de su hermana, que no querían saber nada de los hombres, pero ya ven lo que les dura a la clase media sus promesas o juramentos… ) pero Edith, que es muy teutona, presionará a su hermana para que se olvide de flirteos aristocráticos y se ponga al trabajo pendiente, cediendo finalmente la susodicha, y comenzando entonces la misión de acoso y derribo del Vizconde para que pague éste por sus desórdenes amorosos.

Se iniciará entonces una persecución de lo más variopinta, con criados del Vizconde que persiguen a las hermanas o las hermanas que persiguen al Vizconde por el vecindario.
A pesar de ser Edith y Violetta unas ejemplares y grasas germanas, ello no impedirá que, a pesar de llevar con desenfado las últimas modas femeninas del siglo pasado, esto es, traje ceñido de chaqueta y falda tobillera a juego con unos delicados botines con su importante tacón, ambas dos en su iniciada persecución o huída, según toque, corran los cien metros lisos dejando a sus perseguidores tres cuerpos por detrás o que incluso suban escaleras o a los mismísimos tejados de la vecindad de forma grácil y altanera.
Gracias a esta buena forma física, que por algo se entrenan todos los días lanzándose bolos en el teatro, conseguirán acorralar al sátrapa Vizconde Giron en su “Schlöss”; al tenerlo tan a tiro, ambas deciden finalmente no hacer uso del gatillo ante las súplicas del deshonrador de su difunta hermana, pidiendo clemencia y perdón éste a las furibundas y vengadoras hermanas de armas tomar ( y nunca mejor dicho ), pero una cosa es la no práctica de la cinegética aristocrática y otra bien distinta el perdón luterano, negándose a otorgárselo al vencido Herr Giron, demostrando con ésta actitud lo cruel que puede llegar a ser la clase media para con la aristocracia.

Herr Franz Hofer fue uno de los más populares y exitosos directores germanos durante los años 10 y 20 del siglo pasado, gracias a sus filmes criminales, a sus comedias con sentido del humor teutón o sus dramas sensacionalistas, siendo “Die Schwarze Kugel” un buen ejemplo de su forma de hacer cine.

Y ahora si me lo permiten les dejo momentáneamente, pues no estaría mal que este Conde germánico continuase con sus lecciones de gimnástica sueca no vaya a ser que cualquier día aparezca a las puertas del “Schlöss” alguna inesperada hermana con espíritu vengativo y plena forma física.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Ninovska hat gesagt…

Sr. Conde, tenía la idea de que ya se lo había comentado, pero o no me ha hecho caso o pasó desapercibido, estaría bien que en su perfil añadiera las definiciones de cine y cine mudo (y otros posibles sinónimos, o incluso añadir los mismos en otros idiomas, kino, silent film...), para que otros que tengan esas mismas aficciones pudieran llegar hasta su blog. Así podría tener un poco más de tráfico, creo.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein liebe Damen Ninovska:

Cómo puede comprobar mi eficiente y mal pagado secretario ha seguido sus instrucciones, eso sí, por ahora se le ha negado incluír la definición de cine silente en cirílico, no vaya a ser que de repente una horda de bolcheviques sienta interés por el cine silente.