Dienstag, Juni 13, 2006

"Seven Years Bad Luck" (1921) By Max Linder


It is very complicated for this German Count to talk about Herr Max Linder because it is well-know among the silent film fans and even the longhaired ones, that he was the first and the greatest comedian, the paradigm of the elegance in comedy films, a world –famous star in the 10’s. He had great influence with his unique style on the other comic stars that developed their careers after him including Herr Charles Chaplin. He created a genuine character, a young French idle class bourgeois boulevardier with top hat and suit ( not to be mistaken with the older German elegant and dissipated aristocracy… ), that always rather politely succeeds in the most incredible adventures… although after many efforts. This German Count thinks that it is always necessary to remember who is who in the silent film history and if this little communication is useful for some dangerous longhaired youngster in discovering these films, that’s a greatest reward for this German aristocrat.

In “Seven Years Bad Luck”, Max accidentally breaks his full-length mirror. As superstitious people in France, he thinks that this means seven years' bad luck; many troubles happens at that very moment, loses his fiancée Betty and even winds up in jail, but fortunately at the end, everything will be all right for Max.
The film had astounding, funny and remarkable gags as, one of Max’s most famous, scene in which Max mimics himself in a mirror that doesn’t exists or his tricks to get onto a train without being discovered by the station master.
“Seven Years Bad Luck” it is a feature film that belongs to his American period ( he went to USA in 1916 engaged by “Essanay” ) and it is an excellent example of his impeccable style: elegant sense of humour, elaborated and imaginative gags that appeals to the intelligence and complicity of the audience, a delightful and unforgettable comedy.

And now, if you'll allow me, I must temporarily take my leave because this German Count must to change his top hat for a Teutonic helmet in order to be not mixed up with that French bourgeois impostor.


Herr Graf Ferdinand Von Galitzien


-/-


Es harto complicado para éste conde germánico hablar acerca de Herr Max Linder pues es un personaje bien conocido entre los admiradores del cine silente, incluso los melenudos, baste solamente decir que él fue el primer y gran cómico, el paradigma de la elegancia en el cine de humor y una grandísima estrella mundial ya durante la década de los años 10 del siglo pasado.
Tuvo Herr Linder una gran influencia en otros comediantes, por su inconfundible estilo, que desarrollaron sus carreras tras él, incluyendo Herr Charles Chaplin, creando Herr Linder un personaje especial, un joven afrancesado perteneciente a la clase ociosa de dicho país, con sombrero de copa y smoking ( no confundir con los viejos elegantes germánicos pertenecientes a la disipada aristocracia de dicho país… ) y que siempre conseguía sus propósitos de forma elegante en las más increíbles aventuras, no sin haber sufrido antes los más variados avatares.
Este Conde germánico cree, por lo tanto, que siempre es necesario recordar quién es quién en la historia del cine silente y si este pequeño comunicado es útil para algún peligroso joven melenudo para descubrirle esos filmes, entonces es esa ya una grandísima recompensa para ése aristócrata germánico.

En “Seven Years Bad Luck”, Max rompe de forma accidental un espejo; como la gente supersticiosa en Francia cree que esto significa siete años de mala suerte, bastantes problemas le surgirán a partir de entonces, incluyendo el perder el amor de su novia Betty o incluso acabar con sus huesos en la cárcel, aunque afortunadamente todo se resolverá para bien y al final del filme, para Max.
La película tiene sorprendentes, divertidos y memorables gags como,( uno de los más famosos de Herr Max ) la escena en la cual Max hace muecas enfrente de un espejo inexistente o sus trucos para conseguir colarse en un tren sin ser descubierto por el jefe de estación.
“Seven Years Bad Luck” es un largometraje que pertenece a su periodo americano ( se desplazó a USA en el año 1916, contratado por “Essanay” ) y es un excelente ejemplo de su impecable estilo cinematográfico, esto es, un elegante sentido del humor acompañados de elaborados e imaginativos gags que buscan la complicidad e inteligencia del espectador, una deliciosa e inolvidable comedia, ciertamente.

Y ahora si me lo permiten les tengo que dejar momentáneamente, pues este Conde germánico tiene que cambiar su sombrero de copa por un casco germánico para de esta forma no ser confundido con ese impostor burgués afrancesado.


Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Kommentare:

Berthos hat gesagt…

¿Como puedo conseguir todas estas películas? Las quiero todas.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

¡Ah, la célebre codicia melenuda!....

Pues este Conde germánico le tiene que advertir que no es tarea fácil, pues muchos de estos filmes son nitratos en estado de descomposición, a juego con éste aristócrata teutón..., aunque de todas formas y afortunadamente, un buen número de ellos están siendo objeto de excelentes restauraciones durante los últimos años, siendo editados posteriormente en formato de disco moderno.

También podría contar usted con el beneplácito de éste Conde germánico y cederle varios de esos filmes que configuran la filmoteca privada de éste su Herr Graf, eso sí, siempre y cuando antes reniegue usted de la lucha de clases además de que entregar sus credenciales y un informe familiar para comprobar a cuántas generaciones de melenudos hay que retrotaerse en sus orígenes, pues los aristócratas somos muy mirados con ésto del pedigrí y demás convencionalismos.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Berthos hat gesagt…

Bueno, yo llevaba melena a los 17, dibujé entonces una anarquía roja con spray en el corcho de la habitación, también fumaba muchos porros, y bebía un poco en Malasaña, barrio famoso de Madrid, visitado por melenudos, punks y lo que llaman indies ... y demás fauna urbana. Incluso me gustaba una canción de Sociedad Alkohólica que sale en el disco del Día de la Bestia, y muchos grupos de melenudos. Odio la cultura rock por un hecho: el volumen en los antros y en los conciertos destruye mi delicado oído, creo escucho menos del derecho, a veces juro venganza a todos ellos. Ahora llevo el pelo corto, no fumo ni bebo, y la anarquía ya no está. Me gusta la idea de una libertad radical frente al mundo pero no leí a Bakunin, no usaría esa insignia. La lucha de clases es inevitable, algo de dinero voy a necesitar en mi camino y seguro algún pez adinerado intenta oprimirme, también creo es importante señalar que fui muy aficionado al robo llegando a graves extremos. No simpatizo con el comunismo, nada sé, la idea solidaridad con los demás suena bien, la dictadura del proletariado no suena bien. Además Jung dice: "debemos dar gracias a la URSS por demostrarnos un axioma, el comunismo siempre conduce a la dictadura". Sé algo de antecedentes familiares: mi tío en una foto lleva una chaqueta puesta a cuerpo serrano y pantalones de campana en una estación de tren. De él heredé unos cuarenta libros de comunismo, desde Marx a Mao Tse Tung y el Ché Guevara. También muchos LPs de hippiosos, pero era muy culto, tengo una centuria de títulos de Filosofía, poesía, surrealismo, arte, antropología, historia, clásicos. Intenté ceñirme al tema y ser preciso.

De niño no vi cine silente, si las emitían me las perdía todas; hace días vi The Ring y Metrópolis, sumado a sus comentarios hace que solo quiera ver cine mudo. Mi problema es que sueño con un proyector y un sonido perfecto, que despierten mis adormecidos sentidos.

Berthos.

Berthos hat gesagt…

Quería decir una gran pantalla, es que escuché recientemente a alguien decir la ví en proyector que es como cine.

Berthos hat gesagt…

Creo me sobran dos comas, no voy a poder dormir.

Bueno, yo llevaba melena a los 17, dibujé entonces una anarquía roja con spray en el corcho de la habitación, también fumaba muchos porros y bebía un poco en Malasaña, barrio famoso de Madrid visitado por melenudos, punks y lo que llaman indies ... y demás fauna urbana

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein lieber Herr Berthos:

Constata éste su Herr Graf cómo aún siguen, por mucho que usted intente ahora renegar de su oscuro pasado..., celebrándose esas confesiones públicas tan de moda allá por los Urales años ha...
Una vez leída su autobiografía, parece ésta casi tan decadente como la de este Conde germánico, aunque afortunadamente la aristocracia aunque pueda coincidir a veces en semejantes extravagancias con las clases medias, los primeros tienen más elegancia...

No se preocupe usted por el grave hecho de que no recibiese una esmerada educación durante su atormentada infancia ( hay que ver qué nombre tienen los barrios en donde habitan ustedes, o las músicas que escuchan, nada que ver con las "Grössen Haciendas" de la aristocracia o los conciertos en do menor o incluso do mayor... )pues es ahora, felizmente rehabilitado para la causa burguesa, cuando podrá vengarse de todo el Politburó en pleno, viendo esos filmes silentes que antes les fueron negados, una gran provocación como puede usted comprobar.

Si tuviese usted problemas en conseguir ciertos filmes silentes, siempre puede contar con el beneplácito de éste su Herr Von, eso sí, siempre y cuando jure pleitesía a la aristocracia sin remisión ni vuelta atrás, vamos..., con en la U.R.S.S. en sus mejores tiempos.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

Berthos hat gesagt…

Mein lieber Herr Ferdinand Von Galitzien:

Le rindo pleitesía. Yo no soy de Malasaña, sino de la Alameda de Osuna, de los duques de Osuna, a quien no tengo el honor de pertenecer, pero quien sabe que sorpresas esconde el árbol genealógico.

... el problema es como despertar los adormecidos sentidos.

Herr Graf Berthos