Montag, November 28, 2005

"La Casa De La Troya" (1925) de Manuel Noriega y Alejandro Pérez Lugín


Comenzar diciendo que el trabajo de restauración de esta película llevado a cabo por los melenudos del “CGAC” ( Centro Galego Das Artes Da Imaxe ) en colaboración con los también melenudos procedentes de la Filmoteca Española, es realmente magnífico, además de enfatizar el hecho de que la recuperación del cine mudo realizado en Hispania es siempre una labor encomiable y a destacar.
El valor histórico de este filme es igualmente excepcional: se trata de uno de los títulos mudos hispánicos de mayor carrera comercial, estrenándose en su día e incluso con cierto éxito, en esos Estados Unidos salvajes de más allá del Atlántico, aunque otra cuestión bien diferente es hablar de su valor artístico, pues “La Casa De La Troya” es un excelente ejemplo de los males que achacaban a prácticamente toda la producción del cine hispano-mudo y que se resumen en un catálogo de tipismo, historias caricaturescas y esquemáticas, interpretaciones ridículas y nula innovación o preocupación artística más allá de sus decorados zarzueleros, ( ¡ah, la Ópera!... ).
Cómo si tan larga retahíla de despropósitos no fuese suficente, “La Casa De La Troya” dura casi 3 interminables horas ( los 13 rollos originales del filme fueron encontrados intactos en el domicilio de Herr Pérez Lugín ) un largo espacio de tiempo en la cual se nos relata los amores del estudiante Gerardo Roquer con Damen Carmiña, además de su vida de estudiante juerguista en la capital galaica.

Un ejemplo, entre tantos, de la inoperancia artística del cine mudo hispano ( mientras Herr Murnau había llegado a lo excelso ya por entonces al no necesitar prácticamente rótulos para contar una historia, los realizadores hispanos los usaban sin mesura e incluso para las interjecciones… ) son las decenas y centenas de rótulos que evidencian la escasa habilidad e imaginación por parte de los directores, para narrar y desarrollar una historia, sobreproducción de lectura para un público que además y por entonces, era bastante iletrado… en fin, son éstos ejemplos de un cine rancio ya para su época, prehistórico en resolución técnica y artística, limitado y sin más pretensión que ser una colección animada de postales y costumbres folclóricas de Hispania.

Y ahora si me lo permiten les dejo momentáneamente pues con tanto folclore éste germano siente la necesidad de dejar de lado el uniforme germánico, para vestir en su lugar el traje típico teutón, ése tan favorecedor.

Herr Graf Ferdinand Von Galitzien

1 Kommentar:

Anonym hat gesagt…

Es "CEGAI", "CGAC" es centro de arte contemporaneo.