Freitag, November 04, 2005

"Santa Liberdade" (2004) de Margarita Ledo Andión



Como a éste aristócrata germánico a veces se le olvidan ciertos asuntos menores ( dar el mendrugo diario al servicio doméstico, dar órdenes de encerrar las jaurias perrunas que alegremente mordisquean a los lugareños... ) para que el Alzheimer, entonces, quede a raya, siempre es recomendable ver algún que otro documental en el cual se nos refresque nuestra acomodaticia memoria burguesa.

Es el caso de "Santa Liberdade", un filme documental de Damen Margarita Ledo Andión en el cual se nos relata la epopéyica e incluso diría este Conde, romántica historia de un grupo de facinerosos ( sic, según ese noticiero de entonces tan entrañable de nombre "No-Do" ) gallegos y portugueses, autoproclamados "Directorio Revolucionario Ibérico De Liberación" ( DRIL ) que secuestran un trasatlántico, el buque "Santa María", que bautizarán para la ocasión como "Santa Liberdade", para denunciar mundialmente que en Europa a principios de los años 60 todavía existiese la dictadura de Salazar y Franco en Portugal y España respectivamente, aunque en esta ocasión poca diferencia habría si se intercambiasen dichos sujetos entre ambos países...
Recupera el filme archivos e imágenes inéditas realmente interesantes, como el envío ordenado por Herr Kennedy de la Sexta Flota Americana para localizar e interceptar el barco tras estar éste más de diez días ilocalizable al cortar esos piratas modernos, las emisiones por radio, además contar con las vitales declaraciones de primera mano de tres miembros del "DRIL" que tomaron parte en esa odisea marítima.

Un filme documental al que quizás le falta algo de ritmo, apoyándose demasiado la directora en las vivencias y recuerdos casi en exclusiva, aunque no por ello dejan de ser interesantísimos, de los miembros del "DRIL", repitiendo ( quizás también por la escasez de material ) ciertas imagines de forma repetitiva, un lastre éste que no impide que el filme se vea con asombro al, por fín, recuperar los hechos verídicos y por ende, la memoria histórica de un suceso que tuvo una enorme repercusión mundial a excepción de los países de origen de los asaltantes, silenciando el hecho cuando no tergiversándolo de forma ciertamente notoria y ridícula; en fín, un film que hará las delicias de todos ustedes, comunistas y revolucionarios confesos.

Y ahora si me lo permiten les dejo momentáneamente, pues mientras dictaba esta carta moderna a Günthell, éste aristócrata teutón ha sopesado la idea de hacerse un viajecito en uno de esos trasatlánticos tan elegantes y que mantengan la buena costumbre de tener pasaje de primera y tercera perfectamente alejados entre sí para que no haya la remota posibilidad de tropezarse unos y otros entre la proa y la popa.

Herr Graf Ferdinand Von Galiztien

Kommentare:

Anonym hat gesagt…

Herr Ferdinand, ¿no habrá forma de que pueda Ud. ordenar estos comentarios por tipos de películas? Lo digo porque puede llegar un momento que queden muy desperdigados y con un poco de orden, ahora que aún son pocos los comentarios, ¿no le parece a Ud.?

Revueltos, pero no juntos ni conjuntamente suya

Ninovska

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

Mein lieber bolchevica:

Pues el équipo técnico de éste aristócrata germánico está investigando ese enojoso asunto pero quizás o debido a que, como su Conde, se quedaron éstos en los tiempos de las moderneces de Graham Bell, no han encontrado solución a dicho enigma.
Probablemente se deba a que éste aristócrata ha elegido un papiro típicamente teutón para su diario modernista que no incluye la posibilidad de tener todo germánicamente ordenado por temas, de todas formas, no se desistirá en el empeño de lograr alguna solución a éste conflicto entre los dos lados del telón de acero, si ello es posible...

Kelvin hat gesagt…

Kia Ora (Hello) from a krazy blogger down-under in New Zealand. Just passing thru, so I thought I'd leave a message for you. Can't understand the language, but can understand the pictures.

Ferdinand Von Galitzien hat gesagt…

MEIN GOTT!!

What a surprise to know that even in those far away lands some people appreciate, at least... the pictures of this blog!.
Don't worry lieber Kelvin, this German Count will try that you enjoy as much as you did the images, those irreverent and incomprehensible commentaries of the aristocracy in your, I hope, next visit.